En medio de la polémica, Portugal promulgó norma que legaliza los matrimonios homosexuales

Mandatario Aníbal Cavaco demoró varias semanas su decisión pero la hizo pública esta mañana. Ley excluye el derecho a la adopción

En medio de la polémica, Portugal promulgó norma que legaliza los matrimonios homosexuales

El presidente de Portugal, el conservador Aníbal Cavaco Silva, anunció hoy la promulgación de la ley de matrimonio homosexual, aprobada en febrero pasado, pero se mostró en desacuerdo con la norma.

El jefe de Estado señaló que ha optado por promulgar la ley que excluye el derecho a la adopción porque devolverla al Parlamento sólo causaría un retraso de su entrada en vigor al mantener sus posiciones las fuerzas, de la izquierda, que la aprobaron.

Cavaco, católico practicante, demoró varias semanas su decisión y la anunció hoy en un mensaje a la nación que leyó tres días después de que concluyera la visita que hizo la semana pasada a Portugal el Papa Benedicto XVI, que criticó ese tipo de uniones.

SOLO LO HAN APROBADO SIETE PAÍSES EN EL MUNDO
El jefe de Estado señaló la falta de un consenso amplio en Portugal sobre el asunto del matrimonio homosexual y subrayó que sólo lo han aprobado siete países del mundo entero y cuatro de los 27 que integran la UE.

No es verdad que “la ausencia de matrimonio entre personas del mismo sexo sea un fenómeno residual en el mundo contemporáneo, un resquicio arcaico típico de sociedades culturalmente mas atrasadas”, sostuvo Cavaco.

El presidente puso como ejemplo “las soluciones jurídicas adoptadas en Francia, Alemania, Dinamarca o Reino Unido que no son discriminatorias y respetan la institución matrimonial como unión entre hombre y mujer”.

“LA ÉTICA DEBE COLOCARSE ENCIMA DE LAS CONVICCIONES
También recordó que había enviado la norma a examen del Tribunal Constitucional, el cual dio luz verde a su contenido el mes pasado. Al final de su breve alocución Cavaco anunció que promulgaba la ley tras puntualizar que “hay momentos en la vida de un país en el que la ética de la responsabilidad tiene que colocarse encima de las convicciones personales”.

La norma fue aprobada en el Parlamento con el apoyo del gobernante Partido Socialista (PS) y los partidos marxistas de la Asamblea Legislativa y tuvo el rechazo de los democristianos y los socialdemócratas, fuerza de la que proviene Cavaco.