Miles de egipcios celebraron el primer aniversario de la revolución

Miles de egipcios abarrotaron la plaza de Tahrir, en El Cairo, para celebrar la revuelta que derrocó a Hosni Mubarak

Miles de egipcios celebraron el primer aniversario de la revolución

FRANCISCO CARRIÓN
Corresponsal de El Cairo

Como un extraño ‘déjà vu’, decenas de miles de egipcios regresaron ayer a la plaza Tahrir para conmemorar el primer aniversario del comienzo de las protestas que forzaron la salida del presidente Hosni Mubarak.  

Doce meses después de aquel hito, el país más poblado del mundo árabe recorre una transición llena de luces y sombras.

“Hemos logrado avances como mayores cotas de libertad de reunión y expresión o la creación de partidos políticos, pero aún debemos cambiar la mentalidad de la policía, el modo de administrar Egipto y redactar una nueva Constitución”, explica a El Comercio Ahmed Maher, coordinador del movimiento juvenil 6 de Abril.

Su organización, que preparó la revolución a partir de las teorías de la no violencia y la desobediencia civil, fue una de las convocantes de los 18 días de multitudinarias protestas que derrotaron a tres décadas de dictadura.

Ahora, con un Parlamento elegido democráticamente y constituido el pasado lunes, sus protagonistas han perdido influencia en una calle que ha confiado su futuro a las fuerzas islamistas.

“La mayoría de la plaza Tahrir sigue unida, salvo los liberales y laicos que se resisten a reconocer que somos un pueblo musulmán y que ellos son la minoría”, opina Shahat Amin, un jubilado de 65 años que ayer se sumó a una celebración que recordó a los 850 fallecidos durante la revolución y reclamó el cumplimiento de las demandas pendientes. 

SUBSISTEN DIVISIONES
Al grito de “¡Abajo el régimen militar!” o “Pan, libertad y justicia social”, la multitud instó a los uniformados a entregar inmediatamente el poder a las autoridades civiles.

Conforme a la hoja de ruta castrense, el regreso a los cuarteles se hará realidad el próximo 30 de junio después de celebrar las elecciones a la Cámara Baja o Shura; redactar la nueva Carta Magna –a cuya labor se dedicará un comité designado por el Parlamento–; aprobarla en un referendo popular y organizar los comicios presidenciales.

Parte de la población, sin embargo, no olvida la brutal represión empleada por el ejército para sofocar las manifestaciones y su lentitud al administrar el camino hacia la democracia.

“Todo sigue igual porque la junta militar es una institución del anterior régimen”, señala Magda Adly, directora del Centro Nadim para la Rehabilitación de Víctimas de Violencia. Y añade: “Sus generales son los mismos que estaban al mando en tiempos de Mubarak y son los responsables de abrir la puerta a las corrientes islamistas para justificar su control de la vida política”.  

A 365 días de la caída del dictador, Egipto afronta desafíos faraónicos: limitar el poder militar, que posee un vasto imperio económico y no está dispuesto a renunciar al control de su presupuesto; reconstruir el aparato policial o evitar una mayor islamización del Estado tras el triunfo de los Hermanos Musulmanes y el auge de los salafistas (fundamentalistas).  

Para mitigar la frustración popular, la junta militar anunció esta semana un indulto para 1.959 presos condenados por tribunales castrenses y la derogación de la Ley de Emergencia, una norma vigente desde 1981 que permite detenciones indefinidas sin cargos.  

Solo se mantendrá su aplicación en casos de ‘matonería’, un concepto muy vago que ha suscitado las críticas de las organizaciones de derechos humanos.

CRONOLOGÍA
[25/1/2011] Unas diez mil personas toman la plaza de Tahrir y amenazan con permanecer allí hasta que Hosni Mubarak abandone la presidencia del país, que retiene desde 1981.

[11/2/2011] Tras 18 días de movilización ciudadana, Mubarak, de 82 años, dimite. El vicepresidente Omar Suleiman se encargó de anunciar que el Gobierno queda en manos de una junta militar.

[19/11/2011] A nueve días del inicio de las primeras elecciones democráticas, los egipcios declaran la guerra a la junta militar, para denunciar su intento de tutelar la redacción de la nueva Constitución.

[28/11/2011] Se realizan elecciones legislativas en Egipto. Los comicios se desarrollan con tranquilidad pese a temores de un repunte de la violencia.