Nigeria: ya son 40 los muertos en ataque a iglesias cristianas

Autoridades exigieron al presidente convocar a una reunión de seguridad nacional, luego del atentado perpetrado por la secta musulmana Boko Haram

Nigeria: ya son 40 los muertos en ataque a iglesias cristianas

Al menos 40 personas murieron en una serie de ataques perpetrados contra iglesias Católicas en Nigeria, un hecho que fue reivindicado por el grupo rebelde Boko Haram.

Un presunto portavoz de la secta islamista asumió la responsabilidad por los ataques cometidos mientras se celebraban las misas de Navidad, indicaron medios de prensa nigerianos.

Las fuerzas de rescate recuperaron 35 cadáveres de la iglesia Santa Teresa, en la ciudad de Madalla, cerca de Abuja, la capital de Nigeria, que sufrió importantes daños por un atentado, indicó la emisora británica BBC.

Varios cuerpos estaban muy mutilados, lo que hizo difícil su identificación. Un trabajador local de la Cruz Roja dijo que algunas familias habían enterrado de inmediato a sus familiares muertos, por lo que no está claro el número exacto de muertos.

Las fuerzas de seguridad y rescate acudieron al lugar y acordonaron la zona. La detonación dañó también muchos edificios aledaños.

El portavoz de la Agencia Nacional de Manejo de Emergencias (NEMA), Yushau Shuiab, dijo que se carecía de suficiente equipo médico y sobre todo ambulancias. Antes del ataque Madalla era considerada una zona de pocas amenazas.

En tanto, un segundo ataque ocurrió en un templo en la ciudad de Jos, donde según testigos presenciales murió un policía.

En Abuja muchos fieles se retiraron antes de la ceremonia religiosa por miedo a nuevos ataques, agrega la fuente. También se recibieron informes de ataques en la región del noreste, incluyendo a otra iglesia en Gadaka, en el estado de Yobe.

En este estado, en el que Boko Haram es especialmente activo, murieron otras cuatro personas, según informó un corresponsal de la emisora BBC.

Mientras manifestantes cristianos quemaron neumáticos y gritaron consignas, algunas contra los musulmanes, las autoridades locales exigieron que el presidente convoque a una cumbre de seguridad nacional.