Niña cristiana fue encarcelada en Pakistán acusada de blasfemia

Rimsha Masih está presa por presuntamente quemar por error papel con escritos del Corán

Niña cristiana fue encarcelada en Pakistán acusada de blasfemia

Las autoridades paquistaníes revelaron hoy que una niña cristiana acusada de blasfemia el viernes está detenida en una cárcel común mientras su familia ha tenido que huir por miedo a represalias de integristas musulmanes.

Rimsha Masih, de aproximadamente 13 años y al parecer con síndrome de Down, se encuentra interna en un módulo de prisión preventiva para adultos en la cárcel de Adiala, en la ciudad de Rawalpindi, vecina a Islamabad.

“De momento el tribunal no ha dicho nada sobre la denuncia que pesa sobre ella, así que permanecerá aquí hasta nueva orden”, dijo un funcionario del centro penitenciario.

¿QUEMÓ EL CORAN?
Rimsha fue acusada de blasfemia en un incidente aún por aclarar, en el que no hay pruebas materiales y todo se basa en testimonios.

Según diversas versiones, la niña salió a buscar papel para usar como combustible en su hogar y recogió por error unos escritos con versos del Corán, concretamente del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán. La policía que recibió informes de lo ocurrido y solo atinó a detenerla.

SERÁ EXAMINADA POR MÉDICOS
Rimsha será examinada por médicos tras la festividad musulmana de Eid (que se celebra en Pakistán mañana miércoles) para determinar si hay alguna discapacidad mental, aunque no hay garantía de que sea excarcelada.

“Nadie en su sano juicio quemaría un texto sagrado, y mucho menos un cristiano. Saben bien las consecuencias de un acto así”, afirmó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, (HRCP), Zohra Yusuf. “Es una menor de 16 años y no debería estar en prisión”.

VIOLENCIA DE RADICALES CONTRA “BLASFEMOS”
Son numerosos los casos de acusados de blasfemia en los que los acusados son agredidos y hasta asesinados por radicales en prisión o en los juzgados, que a menudo se inhiben y dilatan los procesos para evitar la ira de los integristas contra los miembros del tribunal.

Los familiares de los acusados también suelen sufrir las represalias por el supuesto delito religioso, razón por la cual la familia de Rimsha ha huido de su domicilio en el suburbio capitalino de Mehrabadi, según recogen medios locales.