El niño sobreviviente a accidente de avión en Libia está estable

Las cajas negras de la nave fueron halladas. Autoridades descartaron que se haya tratado de un atentado terrorista

Un niño holandés es el único superviviente del avión libio que se estrelló hoy cuando se disponía a aterrizar en el aeropuerto de Trípoli con 104 pasajeros a bordo.

Según las autoridades, entre los 103 muertos hay 71 holandeses y 13 libios, así como algunos británicos y sudafricanos. Un empleado del hospital Al Sabia en Trípoli informó por su parte que el estado del niño es bueno, aunque sufrió algunas fracturas y presenta varios hematomas.

Un portavoz del aeropuerto libio señaló que el superviviente tiene nueve años, aunque otras fuentes cifran su edad en los ocho o diez años. Muchas de las víctimas viajaban desde Johannesburgo vía Trípoli con destino final en Londres, Bruselas, Düsseldorf o París.

Las imágenes de las fuerzas de rescate buscando los restos mortales en la arena entre los asientos de color verde, los trozos de ropa y las piezas de metal hacían casi inverosímil el hecho de que alguien haya podido sobrevivir a la tragedia. A un costado se podía ver el arrancado alerón de colores de la aeronave.

Un portavoz de la compañía aérea Afriqiyah Airways declaró el final de los trabajos de rescate por la tarde. Todos los hombres equipados con máscaras de protección para respirar y varias mujeres con velo se retiraron.

El Airbus 330-200 había partido de la ciudad sudafricana de Johannesburgo con destino a Trípoli. La tragedia tuvo lugar cuando la aizar en el aeropuerto, uno 25 kilómetros al sur de la capital. El casco de la nave se hizo pedazos.

MOTIVO INCIERTO
Hasta ahora no se conocen los motivos del accidente, aunque las autoridades libias descartaron un atentado terrorista. Un testigo declaró haber visto llamas en un motor antes de la colisión. Según la compañía aérea, a bordo viajaban 11 miembros de la tripulación y 93 pasajeros.

El primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, se mostró por su parte “consternado por las informaciones de Libia” durante una rueda de prensa. Varios empleados de la embajada de Holanda en Trípoli, señaló, están en el lugar de los hechos para prestar ayuda y obtener más informaciones. La reina Beatriz dio el pésame a los familiares de las víctimas.

El avión había partido la noche del martes (hora local) de Johannesburgo. El accidente fue el primero de gravedad de la compañía que, según informaciones de la Agencia Europea para Seguridad Aérea con sede en Colonia, había aprobado varios tests de seguridad.

La televisión libia mostró imágenes de cómo se recuperaba la caja negra y la grabación de las conversaciones de la aeronave en el lugar de la tragedia. Las autoridades no confirmaron por otro lado informaciones respecto a que se habría registrado un fallo técnico poco antes del aterrizaje.

El fabricante del avión, Airbus, prometió por su parte ayuda en las investigaciones y envió un equipo de expertos a Trípoli.