Nueva York cerrará parques y playas ante la llegada de una nueva tormenta

La ciudad estadounidense todavía no se recupera de los estragos que dejó el huracán Sandy. El alcalde Michael Bloomberg dijo que esta vez no habrá evacuaciones

Nueva York cerrará parques y playas ante la llegada de una nueva tormenta

La ciudad de Nueva York se prepara para una nueva tormenta, cuya llegada está prevista para mañana miércoles y que amenaza con provocar más inundaciones en las zonas costeras de la Gran Manzana, anunció hoy el alcalde Michael Bloomberg.

“La previsión del tiempo es que con la nueva tormenta el agua suba esta vez de 60 centímetros a 1,3 metros, mucho menos que con Sandy, pero hay riesgo de inundaciones en las zonas costeras”, advirtió Bloomberg en rueda de prensa.

El alcalde dijo que el Servicio Nacional de Meteorología (NWS) ha emitido para la ciudad de Nueva York una alerta por vientos fuertes y posibles inundaciones costeras “desde primera hora de la mañana del miércoles hasta la noche”.

Por ello, ante la llegada de la nueva tormenta, Bloomberg anunció que todos los parques y playas públicas de la ciudad permanecerán cerrados durante al menos veinticuatro horas, a partir del mediodía del miércoles.

“En esta ocasión no vamos a anunciar una orden de evacuación general, pero estamos pidiendo a la gente que tome precauciones, especialmente los que viven en las zonas cercanas al agua”, indicó el alcalde.

Bloomberg advirtió que las temperaturas bajarán en las próximas horas, instó a los neoyorquinos a buscar ayuda si detectan síntomas de hipotermia y dijo que en zonas sin electricidad los voluntarios irán puerta por puerta para pedir a la gente que vaya a refugios.

El último balance ofrecido por el alcalde cifra en unos 91.000 el número de neoyorquinos que todavía siguen sin suministro eléctrico en la ciudad, una semana después del devastador paso del huracán Sandy que dejó casi medio centenar de muertos en el estado.

PREPÁRENSE PARA LO PEOR
Por su parte, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, advirtió que hay que estar preparados para lo peor ante la llegada de la nueva tormenta y dijo que seguirán trabajando hasta que todas las familias recuperen el suministro eléctrico.

“La tormenta que se nos viene no será un Sandy pero nos estamos preparando para lo peor por lo que pueda pasar”, dijo Cuomo en otra comparecencia ante la prensa para informar de los trabajos de recuperación a nivel estatal tras el paso de Sandy.

Asimismo, reconoció que la falta de suministro eléctrico todavía sigue siendo un problema y subrayó que hasta que todas las familias tengan luz “seguiremos trabajando siete días a la semana las 24 horas del día”.

El gobernador indicó que a día de hoy el número de personas sin luz en el estado de Nueva York asciende a 350.000, muy por debajo de los 2,1 millones de los primeros días tras el paso de Sandy, aunque reconoció que todavía queda mucho por hacer.