El número dos del Reino Unido, "decepcionado" de Cameron

Nick Clegg criticó decisión del primer ministro de negarse a apoyar pacto fiscal para resolver la crisis en la Zona Euro

El número dos del Reino Unido, "decepcionado" de Cameron

El líder del partido minoritario de la coalición que gobierna el Reino Unido criticó hoy la decisión del primer ministro David Cameron de bloquear los cambios en el tratado fundacional de la Unión Europea, al decir que es “mala para Gran Bretaña”.

“Existe ahora el peligro de que Gran Bretaña quede aislada y marginalizada dentro de la Unión Europea”, dijo el viceprimer ministro Nick Clegg, quien advirtió que el país “se está replegando más a las márgenes de Europa”.

Clegg dijo inicialmente que respaldaba la decisión, pero reconoció que cuando Cameron le comunicó su postura en una llamada telefónica a las 4 de la madrugada, exteriorizó su decepción sin paliativos.

“Le dije que era malo para Gran Bretaña”, contó a la BBC. “Indiqué claramente que era imposible que me alegrara”.

Clegg partidario de estrechar las relaciones con Europa pese a que el Partido Conservador intenta distanciarse de Bruselas dijo que hará ahora todo lo posible “para asegurar que este retroceso no se transforme en una barrera permanente”.

EL VETO DE CAMERON
Cameron rechazó una invitación para unirse a sus 26 socios europeos en una alianza financiera más estrecha que permitiría salvar el euro, al no poder obtener salvaguardas para el sector financiero británico.

La medida aísla a Cameron de la Unión Europea y plantea dudas sobre si Gran Bretaña puede seguir siendo miembro de la Unión Europea, poniendo en duda la supervivencia del bloque de 27 naciones.

David Cameron preferió quedarse solo en Europa antes que permitir que el centro financiero de la City de Londres fuera regulado desde el continente, que sus debilitados bancos fueran gravados con una nueva tasa y que las transacciones en euros sean supervisadas en la eurozona.

NO HABRÁ RUPTURA
No obstante, Clegg líder de los demócratas liberales restó importancia a las conjeturas de una posible disolución de su alianza con los conservadores de Cameron.

“Sería incluso más pernicioso para nosotros como país si se desintegrara el gobierno de coalición”, dijo Clegg. “Causaría un desastre económico en el país precisamente cuando existe una gran incertidumbre económica”, agregó.