Obama acompañó a Bush en la develación de su cuadro en la Casa Blanca

El actual mandatario de EE.UU. le dijo a su antecesor que “la presidencia trasciende las diferencias”

El presidente Barack Obama compartió el escenario con el ex presidente George W. Bush, su predecesor contra el que a menudo despotrica, en una cálida bienvenida en la Casa Blanca para la inauguración del retrato oficial del 43er presidente.

Obama le dijo a Bush y a una asamblea de ex asesores de Bush, así como miembros del gabinete: “Podemos tener nuestras diferencias políticas, pero la presidencia trasciende esas diferencias”. Bush, alegre y comunicativo, saludó al artista John Howard Sanden por lograr “un buen trabajo con un modelo desafiante”.

En tono de broma, señaló una simetría con el primer retrato presidencial, el de George Washington: “Ahora empieza y termina con un George W”. Fue una rara aparición pública del ex mandatario, quien estuvo acompañado por su esposa, Laura, y otros miembros de la familia, incluido su padre, el ex presidente George H.W. Bush y su madre, la ex primera dama Barbara Bush.

OBAMA AGRADECIÓ A GEROGE BUSH POR SU SERVICIO
Obama agradeció a Bush por su servicio al país y dijo que se necesita a alguien que ha servido como presidente para entender los retos que enfrenta el ocupante de la Casa Blanca. “En este trabajo, ninguna decisión que llega a tu escritorio es fácil, no hay elección sin costo, no importa cuánto te esfuerces, no vas a hacer felices a todos”, dijo Obama. “Creo que eso es algo que el presidente Bush y yo aprendimos bastante rápido”. Lo que es más, le dijo a Bush, “me dejaste un muy buen paquete deportivo en la televisión… Yo lo uso”.

La ceremonia de develación pasó por una reunión de antiguos colaboradores de la época Bush, entre ellos el ex fiscal General Alberto Gonzales, el secretario de Estado Colin Powell, el asesor político Karl Rove y el director de Seguridad Nacional Tom Ridge. Antes de eso, Obama y su esposa, Michelle, recibieron a más de una decena de miembros de la familia Bush en un almuerzo privado.

ENCUENTRO PUSO UN ALTO A LAS CRÍTICAS
El buen humor y los buenos deseos eclipsaron las profundas diferencias políticas entre ambos hombres. Obama sigue hablando mal de la época en que Bush estuvo en el cargo, y no es sólo a causa de la deuda y las guerras inconclusas que Obama heredó. El mandatario ve las ideas económicas de Bush como las mismas que las de su actual rival, el republicano Mitt Romney, así que los pone en el mismo sitio.

Sin embargo, la reunión política puso de lado cualquier retórica de campaña, como ha ocurrido en otras reuniones entre presidentes actuales y pasados, para honrar la nostalgia y el servicio del ex presidente y su esposa, Laura.

Obama jamás se ha enfrentado en campaña contra Bush, aunque eso fue fácil de olvidar durante la contienda electoral de 2008 entre Obama y el senador John McCain, cuando el período de Bush como presidente fue a menudo el objetivo de Obama.