Obama admitió sentirse "celoso" por presencia de su esposa en JJ.OO.

El presidente de EE.UU. cumple hoy 51 años y los celebró con una ronda de golf y con preparativos para un fin de semana en su casa de descanso en Camp David

Obama admitió sentirse "celoso" por presencia de su esposa en JJ.OO.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que sigue lo que sucede en los Juegos Olímpicos por televisión, admitió hoy sentirse “un poco celoso” de su esposa Michelle por estar ella en Londres.

“Tengo que admitir que estaba un poco celoso porque ella tuvo que ir”, dijo Obama, que comentó que esta semana hizo un alto en su campaña electoral para poder echarse en el sofá y ver cómo el equipo estadounidense de gimnasia se llevaba la medalla de oro.

“Vi a las hermosas jóvenes de nuestro equipo de gimnasia recapturar el oro para Estados Unidos”, manifestó.

En los últimos días, Obama cruzó mensajes de Twitter con el multicampeón de la natación Michael Phelps, a quien además llamó para felicitarlo por haber obtenido su medalla olímpica número 19 y convertirse así en el deportista más ganador de la historia de los Juegos.

El presidente también habló con las chicas de la gimnasia. En su aparición de hoy, Obama dijo sentirse “lleno de orgullo” al ver a la gimnasta Gabby Douglas convertirse en la primera afroamericana en ganar un oro en la prueba general individual.

OBAMA DE CUMPLEAÑOS
Obama cumplió 51 años hoy y los celebró con una ronda de golf y con preparativos para un tranquilo fin de semana en su casa de descanso en Camp David antes de los intensos tres últimos meses de la campaña por la reelección.

Obama jugó golf con varios amigos y colaboradores en la Base Aérea de Andrews, antes de viajar a Camp David, en la montaña Catoctin en el estado de Maryland.
Su descanso será breve antes de retomar las actividades proselitistas. Tiene previsto reunirse con donantes en Connecticut el lunes y realizar mítines en Colorado el miércoles y el jueves.

En un correo electrónico enviado a sus simpatizantes, Obama advirtió que su cumpleaños “podría ser el último que celebro como presidente de Estados Unidos, pero eso no depende de mí, depende de ustedes”.