Obama aseguró que sacará adelante la reforma migratoria y acusó a republicanos de atascarla

El presidente de los Estados Unidos aseguró que la palabrería política y la intervención de intereses económicos impiden mejorar la situación de los inmigrantes

Obama aseguró que sacará adelante la reforma migratoria y acusó a republicanos de atascarla

El presidente Barack Obama acusó el jueves a la palabrería política y a la intervención de intereses económicos de haber empantanado la reforma a las leyes de inmigración, pero dijo que su gobierno no “dejará para más adelante” la tarea de reparar el sistema.

En su primer discurso importante sobre el tema desde que asumió la presidencia, el mandatario estadounidense culpó del atascamiento en las políticas de inmigración a “las posturas políticas y a las disputas de intereses especiales”.

Obama llamó a los republicanos a trabajar en el tema, en particular a once senadores del partido opositor que apoyaron esfuerzos recientes para mejorar el sistema de inmigración.

PRESIONES DEL PARTIDISMO
El presidente no nombró a nadie en particular, pero dijo a su audiencia en la American University, compuesta principalmente por simpatizantes, que esos legisladores habían sucumbido a las “presiones del partidismo y la política en un año de elecciones”.

Tratando de retomar impulso en un asunto que muchos activistas habían esperado que para esta época ya estuviera resuelto, Obama expuso sus razones para un enfoque integral que arregle lo que él y otros, como los republicanos, dicen que es un sistema de inmigración quebrantado.

Dijo que el problema no puede resolverse sólo con cercos y patrullas fronterizas, pero que el gobierno debe rendir cuentas de su responsabilidad de asegurar las fronteras.

“NO PUEDE APROBARSE SIN LOS VOTOS REPUBLICANOS
Obama agregó que los negocios también deben enfrentar las consecuencias de darle empleo a indocumentados a sabiendas y que quienes ingresan al país ilegalmente deben resolver sus acciones antes de comenzar el proceso de ganar la ciudadana.

“La pregunta ahora es si tendremos el valor y la voluntad política para aprobar un proyecto de ley en el Congreso, para resolverlo finalmente”, dijo el presidente. “Estoy listo para avanzar, la mayoría de los demócratas está lista para seguir adelante y creo que la mayoría de los estadounidenses están listos para avanzar. Pero el hecho es que, sin un apoyo bipartidista, como el que tuvimos hace apenas unos años, no podremos resolver este problema”.

“Una reforma que traiga una rendición de cuentas a nuestro sistema de inmigración no podrá aprobarse sin los votos republicanos”, dijo. “Esa es la realidad política y matemática”, agregó. Obama, quien durante su campaña había prometido que la reforma de la inmigración sería una de sus prioridades, dijo que la nueva ley antiinmigración de Arizona y las protestas que ha provocado han generado nuevas tensiones.