Obama a Europa: "No todo es recortar y recortar"

El presidente de los Estados Unidos urgió una vez más a inyectar capital a “bancos débiles” lo antes posible

Obama a Europa: "No todo es recortar y recortar"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió hoy de nuevo a Europa a tomar “decisiones difíciles” para resolver su crisis, priorizando la “estabilización” del sistema financiero con, específicamente, una inyección “lo antes posible” de capital en “bancos débiles”, en clara referencia a la situación que atraviesa España.

En declaraciones desde la Casa Blanca a una semana de la Cumbre del G20 en México, donde volverá a encontrarse con buena parte de sus colegas europeos, previno además de nuevo en contra de apostar solo por la austeridad y dejarse en el camino la promoción del crecimiento.

“Sabemos que hay pasos específicos que (los líderes europeos) pueden dar ahora mismo para evitar que la situación empeore, a corto plazo, tienen que estabilizar su sistema financiero”, dijo Obama este viernes en declaraciones públicas en la Casa Blanca sobre la economía.

DA SU VISTO BUENO A LÍDERES EUROPEOS
En momentos en que aumentan los rumores sobre un inminente rescate de la banca española, Obama aludió hoy a ello al subrayar que “una parte” de esa acción rápida que considera imprescindible para estabilizar el sistema financiero europeo consiste en “tomar una acción clara lo antes posible para inyectar capital en los bancos débiles”.

“Los desafíos que afronta (Europa) son solucionables, ahora mismo su centro de atención debe ser reforzar su sistema bancario (…) tomar acciones decisivas que le den a la gente confianza en que el sistema bancario es sólido, que se cumplen los requisitos de capital y que las presiones que pueda haber pueden ser absorbidas por el sistema”, insistió el mandatario estadounidense.

“Y creo que los líderes europeos están discutiendo esto y están avanzando en la dirección correcta”, valoró.

APOYÓ A LAS POLÍTICAS DE CRECIMIENTO
A la par, aprovechó estos dos casos para defender una vez más su posición de que las medidas de austeridad se deben combinar con políticas de crecimiento, tema que ya lo enfrentó durante la reciente Cumbre del G8 en Camp David con la canciller alemana, Angela Merkel.

“Si se limitan a recortar y recortar y recortar y su tasa de desempleo sube y sube, y la gente decide continuar restringiendo sus gastos porque siente mucha presión, irónicamente esto podría hacer más difícil que (esos países) puedan implementar algunas de esas reformas a largo plazo”, razonó.

En este sentido, valoró como algo “positivo” el hecho de que “líderes como Angela Merkel y (el presidente francés) Francois Hollande estén trabajando para instalar una agenda de crecimiento junto a los planes fiscales responsables”.

Obama justificó la “preocupación” de Washington por el devenir del viejo continente al recordar que ésta constituye el principal socio comercial de Estados Unidos.