Obama visitó nuevamente Luisiana para calmar las críticas por el derrame de petróleo

Presidente de EE.UU. reconoció haber cometido errores al afrontar la crisis. Sus críticos le reprochan el haber reaccionado muy tarde y con lentitud al vertido de crudo

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó hoy al estado de Luisiana para inspeccionar los daños causados por la marea negra, en su segundo viaje a la región del golfo de México tras el comienzo del vertido de crudo.

Obama tiene previsto hablar ante la prensa en Grand Isle, una isla delante de la costa de Luisiana especialmente afectada por el vertido de petróleo tras el hundimiento de la plataforma “Deepwater Horizon” del consorcio British Petroleum (BP) el pasado 20 de abril.

El almirante Thed Allen de la Guardia Costera norteamericana es el principal interlocutor de Obama en la región. El presidente está recibiendo cada vez más críticas por su gestión de la que es considerada ya la peor catástrofe ecológica en la historia de Estados Unidos.

El propio Obama reconoció el jueves haber cometido errores al afrontar la crisis. Sus críticos le reprochan el haber reaccionado muy tarde y con lentitud al vertido de crudo.

BP, por su parte, reportó hoy sus primeros éxitos en sus esfuerzos por detener la fuga de petróleo. Desde esta mañana (local), informó la compañía, fluye bastante menos crudo y gas al océano.

El llamado procedimiento “top kill”, que consiste en intentar taponar la fuga con barro pesado disparado a presión, duraría sin embargo al menos dos días más. Los resultados definitivos se conocerán el domingo, señaló la compañía.