Ola de violencia en Jamaica por búsqueda de narco deja al menos 30 muertos

Según señalaron fuentes policiales, tres miembros de las fuerzas de seguridad han muerto y el resto de los fallecidos son civiles. Hay una treintena de heridos y más de 200 detenidos

(Fuente: YouTube)

Los enfrentamientos armados de soldados y policías con grupos afines al narcotraficante Christopher “Dudus” Coke, al que las autoridades pretenden extraditar a Estados Unidos, han causado una treintena de muertos en una sangrienta ola de violencia en uno de los barrios más pobres de la capital jamaicana.

Según señalaron hoy fuentes policiales, tres miembros de las fuerzas de seguridad han muerto y el resto de los fallecidos son civiles, además de una treintena de heridos y 200 detenidos, muchos de ellos fuertemente armados.

Además de centenares de soldados y policías, las fuerzas de seguridad de Jamaica han utilizado helicópteros para tratar de doblegar a los seguidores de Coke, a quien el Gobierno del primer ministro, Bruce Golding, pretende extraditar a Estados Unidos.

EL NARCO SIGUE CON PARADERO DESCONOCIDO
A pesar del despliegue de soldados y policías, el narcotraficante continúa en paradero desconocido e incluso se sospecha que pudiera haber abandonado el país.

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Philip Crowley, indicó hoy en su rueda de prensa diaria que el Gobierno jamaicano solicitó a Washington “ayuda menor” para hacer frente a los disturbios.

La violencia comenzó el domingo después de que el primer ministro de Jamaica autorizara la detención y posterior extradición a Nueva York de Coke, a quien EE.UU. acusa de ser el principal responsable de una extensa red de tráfico de drogas y armas. De ser juzgado y encontrado culpable por la justicia estadounidense, Coke podría ser condenado a cadena perpetua.

VAN TRES DÍAS DE ENFRENTAMIENTOS
El Gobierno de Estados Unidos pidió a Jamaica la extradición de Coke en agosto de 2009, pero las autoridades del país caribeño retrasaron la decisión final hasta la semana pasada.

Tras tres días de enfrentamientos, las fuerzas de seguridad no han logrado todavía controlar los barrios de Tivoli Gardens y West Kingston, donde Coke cuenta con el apoyo masivo de la población.

Durante la madrugada de este martes, los seguidores de Coke levantaron nuevas barricadas en las calles principales con alambres de espino y vehículos incendiados. El estado de emergencia decretado por Golding el domingo pasado permite a los agentes y a los soldados registrar todo tipo de locales y detener a cualquier sospechoso.

POLICÍAS DEBEN ENFRENTAR EMBOSCADAS
Las fuerzas de seguridad patrullan las calles y se enfrentan a continuas emboscadas, al tiempo que tienen que ir casa por casa en busca de los seguidores del narcotraficante.

Coke, de 42 años, es el hijo del que fuera capo de las drogas, Lester Lloyd Coke, que lideró Shower Posse, una banda de criminales a la que se acusó del asesinato de centenares de personas durante las guerras de cocaína de los 80 en Jamaica.

El Gobierno de Estados Unidos asegura que Coke se ha puesto al frente del Shower Posse, cuyo nombre procede de las ráfagas de balas que los criminales descargaban sobre sus oponentes.

El supuesto narcotraficante posee una larga flota de camiones y tiendas y está envuelto en la construcción y en la importación de productos que son vendidos en grandes cantidades en los supermercados de Jamaica.

SE LE CONOCE COMO EL ROBIN HOOD DE JAMAICA
Conocido como “Dudus” o “El Presidente”, su orientación política se alinea con la del Partido Laborista que lidera Bruce Golding. A pesar de que muchos consideran a Coke un hombre tranquilo, se cree que se encuentra en el centro de todo lo que rodea al mundo de las drogas y que es uno de los cabecillas de los importadores de armas en Jamaica.

Su generosidad con la gente pobre de Tivoli Gardens lo han convertido en un héroe para la comunidad, a la que asiste con dinero para enviar a los niños a la escuela, ropa y alimentos hasta el punto que se le conoce como el “Robin Hood de Jamaica”.

Además de su relación con las clases populares, Coke ha cultivado también sus contactos con políticos y hombres de negocios jamaicanos. Aunque los enfrentamientos se centran en dos barrios de Kingston, las autoridades temen que la violencia tenga un fuerte impacto negativo para el turismo, que es la principal industria del país.