Ola de violencia en Sao Paulo: más de 150 asesinatos en dos semanas

En algunas favelas se vive un toque de queda no oficial. Solo esta madrugada hubo 13 homicidios. Un total de 92 policías han sido asesinados en lo que va del año

Ola de violencia en Sao Paulo: más de 150 asesinatos en dos semanas

La ola de violencia que vive la ciudad de Sao Paulo, en la que han sido asesinadas más de 150 personas en las últimas dos semanas, no cesa y ya comenzó a alterar la rutina de los pobladores, informa hoy la prensa local.

Según el diario “Folha de Sao Paulo”, vecinos de los barrios periféricos de la metrópolis aseguran que desde que recrudeció la escalada de violencia, que comenzó en setiembre y se agravó a fines de octubre, evitan transitar de noche por las calles, tienen miedo de mandar a sus hijos a la escuela y algunos comercios optaron por cerrar sus puertas más temprano.

De acuerdo con el rotativo, en barrios periféricos de vastas regiones de la ciudad las escuelas dejaron de impartir clases al menos un día la semana pasada, y en los centros de educación nocturnos los estudiantes acaban más temprano.

Debido a que además de las ejecuciones y asesinatos fueron incendiados autobuses, algunas líneas de transporte cambiaron sus rutas.

TOQUE DE QUEDA NO OFICIAL
Asimismo, en algunas regiones corrieron rumores sobre la existencia de toques de queda, que en muchos casos, por temor, son obedecidos por los ciudadanos.

Al respecto, el diario “O Estado de Sao Paulo” informó que algunos comercios de la capital paulista y su región metropolitana reciben al atardecer llamadas telefónicas anónimas que les ordenan cerrar sus puertas bajo amenaza de que abrirán fuego contra el local.

El medio recoge declaraciones de vecinos del barrio Jardim Damasceno, zona Norte de Sao Paulo, quienes afirman que el toque de queda comenzó el sábado de la semana pasada, cuando la Policía Militarizada inició un operativo destinado a encontrar a los asesinos de una agente que fue ejecutada en plena calle, delante de su hija de 11 años.

De acuerdo con la policía, el toque de queda es impuesto por delincuentes. “Quien da la orden (de cerrar) son los bandidos del lugar. No sabemos por qué los comerciantes no nos avisan”, dijo un agente citado por “O Estado de Sao Paulo”.

No obstante, algunos vecinos afirman que el toque de queda es dado por los propios policías. “Los policías pasaron avisando que cerrásemos”, dijo una mujer que vive en la zona.

LA VIOLENCIA NO CESA
Lejos de mermar, la ola de violencia continúa azotando a la mayor metrópolis sudamericana. Solo en la madrugada de hoy murieron por disparos 13 personas, y otras siete resultaron heridas. El sábado se registraron siete asesinatos y varios heridos de bala.

La policía atribuye algunos de los asesinatos al grupo del crimen organizado Primer Comando de la Capital (PCC).

También existe la sospecha de que efectivos policiales se hayan organizado en grupos de exterminio para vengar a sus colegas asesinados, que en lo que va deL 2012 llegan a 92.

Ante la crisis de seguridad, el gobierno provincial de Geraldo Alckim, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y el gobierno nacional de la presidenta Dilma Rousseff anunciaron una serie de medidas conjuntas, como la creación de una agencia integrada de inteligencia y el traslado a penales de máxima seguridad distantes de Sao Paulo de cabecillas del crimen organizado.