ONU: Racismo hacia los trabajadores extranjeros es demasiado común en Japón

En el país asiático, la comunidad de peruanos es una de las más grandes entre los extranjeros. Relator de la ONU pidió luchar contra la discriminación

El relator de la ONU para los Derechos de los Inmigrantes, el mexicano Jorge Bustamante, afirmó hoy que el racismo y la discriminación hacia los trabajadores extranjeros es aún “demasiado común” en Japón e instó a Tokio a protegerlos.

Bustamante hizo estas declaraciones en una rueda de prensa al término de una visita de nueve días a Japón, durante la que se reunió con representantes de inmigrantes de Perú, Brasil, China, Corea del Sur y Filipinas, las comunidades extranjeras con mayor presencia en el archipiélago nipón.

Pese a que comenzó a recibir inmigrantes a gran escala hace ya veinte años, Japón “todavía debe adoptar una política de inmigración que ofrezca protección a los derechos de los inmigrantes”, dijo el mexicano, relator de la ONU desde 2005.

UN CASO CONCRETO
También advirtió de que el programa de formación industrial y técnica que ofrece Japón desde 1993 a trabajadores extranjeros sin cualificar promueve a menudo la explotación de los empleados, en condiciones que “en algunos casos” podrían calificarse incluso de esclavitud.

“Este programa debe ser interrumpido y reemplazado por un programa de empleo”, afirmó Bustamante, que advirtió no obstante de que sus recomendaciones “no son finales” pues las presentará al Gobierno de Tokio y esperará a su reacción antes de redactar una versión final.

El relator de la ONU, que ha visitado Tokio, Nagoya (centro de Japón), Ciudad Toyota y Hamamatsu (ambas en el centro-este), mostró además su preocupación por las detenciones de inmigrantes irregulares, “incluidos los que piden asilo”, por largos periodos, de “hasta dos o tres años”.

EL NIVEL DE VIDA DE LOS EXTRANJEROS
También destacó la vulnerabilidad de las mujeres inmigrantes víctimas de violencia doméstica y de los niños que no pueden acudir a la escuela o son separados de sus familias.

Bustamante indicó además haber recibido “repetidas quejas” de los trabajadores inmigrantes en Japón, que denuncian condiciones “precarias y discriminatorias, con contratos temporales que no les permiten acceso a los servicios de la seguridad social”.

La de Bustamante fue su primera visita a Japón como relator de la ONU para los Derechos de los Inmigrantes y su informe final será entregado al Consejo de Derechos Humanos a finales de año.