Operación a Cristina Fernández concluyó "de manera satisfactoria"

Vocero del gobierno argentino informó que la dignataria está de buen humor y agradeció a las personas que rezaron por su salud

Operación a Cristina Fernández concluyó "de manera satisfactoria"

La presidenta de Argentina Cristina Fernández fue sometida esta mañana a una operación en la que le quitaron el hematoma en el cráneo detectado el sábado pasado. La intervención se llevó a cabo en la Fundación Favaloro y duró unas dos horas.

¿Por qué están operando a Cristina Fernández?

Salud de Cristina Fernández: lo que se sabe y lo que se desconoce-

La información fue confirmada por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, en un acto en San Martín.

“La operación ha sido un éxito, muy satisfactoria. La presidenta ya está en su habitación, está bien todo. Ella agradeció al equipo médico y a toda la gente que está rezando por su salud. Está de buen humor. El próximo parte médico será entregado mañana al mediodía”, señaló el vocero del gobierno argentino, Alfredo Scoccimarro.

FUTURO INMEDIATO
En las próximas 48 horas, la paciente solo podrá recibir visitas de sus familiares directos, ya que estará en la unidad de cuidados intensivos. Deberá permanecer internada, además, al menos una semana en una habitación común.

La mandataria ingresó a la Fundación Favaloro ayer, a las 1:10 p.m., para realizarse los estudios prequirúrgicos de rigor. Pasó la noche en la habitación 601 del piso sexto, completamente aislado para ella.

En la entrada de la clínica se montó una tarima, en la que autoridades de la Casa Rosada difundieron información oficial sobre el resultado de la operación.

Entre los funcionarios que ingresaron a la Favaloro esta mañana está el vocero presidencial, el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimaro, quien en la anterior intervención de la presidenta argentina por la tiroides, fue el encargado de dar en forma diaria el parte con el estado de salud.

LA CIRUGÍA
El sábado al mediodía, Fernández ingresó a la clínica con cefalea y arritmia y se le hicieron estudios cardiológicos y neurológicos. El diagnóstico fue un hematoma subdural.

A partir de ello, se acordó el control, el monitoreo. Si había una modificación del cuadro y/o si aparecían síntomas focales (como problemas en el habla, hormigueo o pérdida de fuerza en los miembros, trastornos motrices, convulsiones u otros), se optaría por una cirugía programada para drenar el líquido. Fue lo que sucedió.