Pakistán sobrevive entre ataques de drones y coches bomba

Una de las zonas más convulsionadas del país afectado recientemente por dos terremotos fue víctima hoy de dos ataques: uno de parte de insurgentes y otro, de estadounidenses

Pakistán sobrevive entre ataques de drones y coches bomba

Al menos cuatro personas murieron hoy en un ataque con misiles lanzado por drone de EE.UU. en una región tribal paquistaní fronteriza con Afganistán, informaron los medios locales.

El bombardeo se produjo en la zona de Dargha Mandi, situada en una zona montañosa de la demarcación de Waziristán del Norte. Según el canal privado Geo Tv, el aparato descargó dos misiles contra una vivienda que supuestamente servía de refugio a insurgentes.

La red Haqqani, con varios miles de combatientes en sus filas, tiene uno de sus principales bastiones en Waziristán del Norte, desde donde lanza ataques contra las fuerzas de la OTAN y tropas afganas en el país vecino.

ATENTADO
En tanto, un coche bomba estalló el domingo en una concurrida calle del noroeste de Pakistán, matando a 33 personas, informaron autoridades, en lo que fue la tercera explosión que azota la ciudad de Peshawar en una semana.

La explosión del domingo al parecer fue causada por una bomba plantada en un vehículo estacionado y activada a distancia, dijo el oficial de policía Zahid Jan. Estalló en el bazar más antiguo de la ciudad, cerca de una mezquita y de una estación de policía, dijeron las autoridades.

La explosión dañó la mezquita y puestos cercanos, y causó que muchos vehículos se encendieran, dijo el oficial de policía Nawaz Jan.

Por lo menos 33 personas murieron por la explosión, dijo Yamil Shah, portavoz del Hospital Lady Reading, mientras que otras 70 resultaron heridas.

La bomba del domingo estalló a unos 300 metros de la Iglesia de Todos los Santos, donde se perpetró el ataque de la semana pasada.

Los ataques con explosivos en Peshawar, que es la capital de la provincia de Jyber Pajtunjwa, han cobrado más de 130 vidas desde el domingo de la semana pasada, cuando dos atacantes suicidas detonaron explosivos en medio de una multitud de feligreses, matando a 85 personas.