El Papa Benedicto XVI llegará hoy a Cuba en medio de gran expectativa

Decenas de miles de personas se alistan en Santiago de Cuba para brindar una jubilosa recepción al Sumo Pontífice

El Papa Benedicto XVI llegará hoy a Cuba en medio de gran expectativa

El Papa Benedicto XVI llegará hoy a Cuba para una visita de tres días en la que se reunirá con el presidente Raúl Castro para afianzar lazos entre la Iglesia y el gobierno de la isla, pese a sus visiones contrapuestas sobre el modelo vigente en ese país hace más de cinco décadas.

Decenas de miles de cubanos se alistan en Santiago de Cuba para brindar una jubilosa recepción al Sumo Pontífice alemán, quien a sus 84 años se embarcó en una pequeña gira por la región para reavivar la fe católica frente al creciente empuje de populares credos protestantes, como evangelistas y pentecostales.

El encuentro podría cimentar una alianza clave cuando La Habana busca apoyos para actualizar la economía sin renunciar a su ideario socialista y la Iglesia intenta tener un mayor peso social a través de programas sociales y educativos.

CON LOS CASTRO
Con botellas de agua para sofocar el asfixiante calor caribeño y ondeando pequeñas banderitas de Cuba y del Vaticano, unas 200.000 personas asistirían en la tarde a la misa que oficiará el Sumo Pontífice en la segunda mayor ciudad de la isla.

Para el martes, el Papa rendirá homenaje a la Virgen de la Caridad en el cercano santuario de El Cobre, donde reposa la mítica imagen de la patrona cubana que cumple 400 años de su descubrimiento por unos pescadores en el mar. En la tarde volará a La Habana para entrevistarse formalmente con Raúl Castro.

No está claro si Benedicto se reunirá también con Fidel, de 85 años, o con el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien está en Cuba sometiéndose a una radioterapia para combatir el cáncer que le fue diagnosticado el año pasado.

NI COMUNISMO, NI EMBARGO
La visita del Papa Benedicto XVI corona un momento dulce entre la Iglesia y el Gobierno, que vivieron décadas de hostilidades tras el triunfo de la revolución en 1959, aunque viene precedida de unas declaraciones frontales contra el comunismo.

“La ideología marxista en la forma en que fue concebida ya no corresponde a la realidad”, dijo la semana a bordo del avión papal en su camino hacia Latinoamérica. “Nuevos modelos deben ser encontrados con paciencia y de forma constructiva”, añadió el Papa, afirmando que la Iglesia puede ayudar en ese camino. Pese a las críticas hacia el comunismo, el Vaticano también rechaza abiertamente el embargo que Estados Unidos impuso contra Cuba hace 50 años.

Por otra parte, Benedicto XVI no tiene en su agenda recibir a líderes disidentes, que habían pedido un minuto con el Papa para pedir mayor libertad política y respeto a los derechos humanos.