El Papa denunció que "se quiere arrojar a la Iglesia por los suelos"

Benedicto XVI resaltó frases de Teresa de Jesús en una sociedad “de escasos valores espirituales”

El Papa denunció que "se quiere arrojar a la Iglesia por los suelos"

Benedicto XVI resaltó hoy la figura de Teresa de Jesús y dijo que la frase de la santa española “quieren tornar a sentenciar a Cristo, quieren poner su Iglesia por el suelo” sigue siendo, 450 años después, de gran actualidad en una sociedad como la de ahora “de escasos valores espirituales”.

El Papa ha hecho estas manifestaciones en un mensaje con fecha de hoy, festividad de la Virgen del Carmen enviado al obispo de Ávila (España) Jesús García Burillo con motivo del 450 aniversario de la fundación del Monasterio de San José en Ávila y el comienzo de la Reforma del Carmelo promovido por Teresa de Jesús.

El Obispo de Roma señala que con motivo de esta efeméride se quiere unir a la “alegría” de la diócesis de Ávila, de la Orden del Carmelo Descalzo, de la Iglesia española y la universal, “que han encontrado en la espiritualidad teresiana una luz segura para descubrir que por Cristo llega al hombre la verdadera renovación de su vida”.

ENSALZÓ LA FIGURA DE SANTA TERESA DE JESÚS
“Enamorada del Señor, esta preclara mujer no ansió sino agradarle en todo. Un santo no es aquel que realiza grandes proezas basándose en la excelencia de sus cualidades humanas, sino el que consiente con humildad que Cristo penetre en su alma, actúe a través de su persona, sea Él el verdadero protagonista de todas sus acciones y deseos”, aseguró el Pontífice.

Teresa de Jesús, agregó el papa, propuso un nuevo estilo de ser carmelita en un mundo también nuevo. Aquellos fueron “tiempos recios”, dijo el Pontífice echando mano de Libro de la Vida.

UNA MAESTRA DEL ESPÍRITU
Benedicto XVI subrayó que la santa, “maestra del espíritu”, insistía con elocuencia: “Estáse ardiendo el mundo, quieren tornar a sentenciar a Cristo, quieren poner su Iglesia por el suelo. No, hermanas mías, no es tiempo de tratar con Dios asuntos de poca importancia”.

“No nos resulta familiar, en la coyuntura que vivimos, una reflexión tan luminosa e interpelante, hecha hace más de cuatro siglos (…)”, agregó el papa, que señaló que el fin último de la Reforma teresiana y la creación de nuevos monasterios era proponer un modo de vida evangélica en un mundo como el actual escaso de valores espirituales.

El Obispo de Roma señaló también que ante el “olvido de Dios”, Teresa de Jesús alentó comunidades orantes, que suplicaran, entre otras, por las necesidades de la Iglesia.

Benedicto XVI destacó la “radicalidad y fidelidad” de Teresa de Ávila y animó a los jóvenes “a tomar en serio la común vocación a la santidad”.