Parricida y su novia fueron a clases de baile luego de matar a empresaria

Marco Arenas y Fernanda Lora bailaron reggaetón el mismo día del crimen. Según declaración, este también le robó joyas y dinero luego del crimen

Nuevos testimonios confirman la personalidad fría de Marco Arenas. Según la declaración que figura en el expediente del 31 Juzgado Penal de Lima, el joven no solo le robó dinero y joyas a su madre antes de asesinarla (situación que motivó una discusión) sino que también le sustrajo valiosas pertenencias luego de estrangularla.

El parricida tomó joyas de la madre y dinero que guardaba en la casa y luego se las entregó a su novia-, Fernanda Lora. “Tranquila, solamente la vas a tener algunos días”, refiere el testimonio de Arenas.

La joven precisó que Marco era sumamente ambicioso y le gustaba conseguir dinero fácil.

CLASES DE BAILE
El mismo día del asesinato, el parricida y su pareja fueron a sus clases de baile. Esto fue narrado por el jefe de la DIRINCRI César Cortijo luego de la presentación del asesino, aunque sin mayores detalles. Ahora fue confirmado por Heriberto Redondo García, el profesor de baile de la pareja durante algunas semanas.

Redondo comentó que ambos asistieron a clases el martes 5 de noviembre, luego del asesinato de la empresaria.

El profesor indicó que bailaron reggaetón en la clase y regresaron al día siguiente. “El sábado me envió un mensaje diciéndome que no podía ir a la clase porque tenía que hacer unos trámites porque su mamá estaba desaparecida”, contó en declaraciones a canal N.