La popularidad de Barack Obama cae al nivel más bajo de su gestión

El 55% de la población desaprueba el trabajo del presidente de EE.UU. Fallas en la web de la reforma sanitaria le pasan factura

La popularidad de Barack Obama cae al nivel más bajo de su gestión

El índice de aprobación del presidente estadounidense, Barack Obama, ha caído al nivel más bajo de su mandato, con un 42% de los encuestados a favor de su gestión, según un sondeo publicado ayer por la cadena ABC y el diario “The Washington Post”.

La caída en la popularidad se da al tiempo que aumentan las críticas de los estadounidenses contra la puesta en marcha de la reforma sanitaria, que ha estado plagada de problemas en el último mes y medio.

En solo un mes el índice de aprobación de Obama ha caído seis puntos, mientras que su desaprobación ha subido al 55%, el peor de su presidencia.

El 44% de los encuestados dijo ser muy crítico con el trabajo del presidente, lo que constituye también el peor registro desde que Obama inició en el 2009 su primer mandato.

El 57% no aprueba el manejo de la economía por parte de Obama, el 70% considera que el país va en la dirección incorrecta, el 53% cree que no es un líder fuerte y un 51% opina que no entiende los problemas de la gente.

LOS PROBLEMAS DE ‘OBAMACARE
Las fallas en el funcionamiento de la contratación de nuevos seguros a través de Internet, una fase clave de la reforma sanitaria de Obama del 2010, han llevado a que el 57% de los estadounidenses se oponga a la ley, una de las más importantes de su gestión.

En un mes el porcentaje de aquellos que son críticos con la puesta en marcha de la reforma ha pasado del 53% hasta el 63%, lo que muestra el perjuicio que está suponiendo para el presidente el fiasco técnico de la web healthcare.gov, que es clave para contratar los seguros médicos, que serán obligatorios desde marzo.

A las fallas técnicas se han sumado las críticas por la promesa incumplida del presidente de que los que tengan un seguro médico que consideren apropiado podrán conservarlo. Las aseguradoras han notificado a miles de clientes la cancelación de sus seguros por no cumplir los requisitos de la ley, lo que ha obligado a la Casa Blanca a demorar un año la aplicación de la norma para quienes deseen mantener su plan.