Pueblo boliviano quemó vivos a dos brasileños acusados de asesinos

“Ardieron hasta morir, la gente estaba enloquecida”, contó periodista de una cadena de radio local

Pueblo boliviano quemó vivos a dos brasileños acusados de asesinos

Un brutal caso de autojusticia se dio en Bolivia: dos brasileños, acusados por el asesinato de tres personas en un bar, fueron quemados vivos por enardecidos pobladores que asaltaron la comisaría en la que estaban detenidos en San Matías, al este de La Paz, informó hoy la policía.

Las dos víctimas muertas el martes fueron identificados como Rafael Dias, de 27 años, y Jefferson Castro Lima, de 22. Ambos fueron detenidos por la policía por acusaciones de matar el lunes a tres bolivianos y herir a otras dos personas de varios disparos. No obstante, el poblado limítrofe decidió hacer justicia con sus propias manos.

“Los dos brasileños fueron rociados con gasolina y luego ardieron hasta morir. La gente estaba enloquecida porque tomaron (el local de) la policía, lincharon y quemaron a los dos presuntos asesinos de tres bolivianos por una discusión en una noche de copas”, relató un periodista de la cadena radial Erbol.

ZONA DEL CRIMEN ORGANIZADO DE BOLIVIA Y BRASIL
La policía informó que el móvil del primer crimen fue que los brasileños reclamaban a sus víctimas un dinero “por motocicletas robadas en Brasil para ser vendidas en Bolivia”. Los pobladores estaban armados con fierros y palos.

San Matías, 1.200 kilómetros al este de La Paz, es un sitio en el que opera el crimen organizado de Bolivia y Brasil, sobre todo el vinculado con el robo de vehículos y el narcotráfico.