¿Por qué América Latina no es una prioridad para Obama y Romney?

La región apenas mereció una marginal referencia en el último debate presidencial. ¿Cambiará esta situación después de las elecciones del martes?

¿Por qué América Latina no es una prioridad para Obama y Romney?

ROGER ZUZUNAGA RUIZ @rogeran9

En Estados Unidos viven 50,5 millones de personas de origen latino; de ellos, 23,7 millones están habilitados para votar mañana, es decir, representan un nada despreciable 11% del padrón electoral. A pesar de estos datos, América Latina no ha sido ni por asomo el centro de la campaña electoral en Estados Unidos. Incluso en el tercer debate presidencial, Mitt Romney hizo una marginal referencia a la región y su comentario no fue contestado por Barack Obama. ¿Después de las elecciones, América Latina entrará en la lista de asuntos prioritarios del nuevo gobierno?

Para el internacionalista peruano Juan Velit Granda, la situación antes descrita empezará a cambiar a partir la siguiente elección, es decir, dentro de cuatro años, cuando los votantes latinos sean muchos más numerosos que en la actualidad. “En ese momento EE.UU. volverá a poner los ojos en América Latina”, anota Velit.

“Creo que tanto los republicanos como los demócratas tienen a los latinoamericanos y a los países de esta región como el furgón de cola de sus campañas electorales, y esto responde a que el fin de la Guerra Fría ha relativizado la presencia de América Latina en la concepción estratégica estadounidense; sin embargo, en los últimos años América Latina ha empezado a tener un rol mucho más importante ya no en el mundo de la defensa y de la seguridad, sino en el mundo de las finanzas y del comercio mundial. Y creo que ello sí podría ser uno de los baluartes para que los latinoamericanos empiecen a privilegiar su posición y su papel que tienen para Estados Unidos”, remarca Velit.

En tanto, el internacionalista Oscar Vidarte considera que geopolíticamente América Latina siempre ha sido importante para Estados Unidos, pero remarca que actualmente no representa mayor interés para la máxima potencia mundial, porque sus prioridades están puestas en sus difíciles relaciones con China, Rusia y la preocupación que le generan la crisis europea y la situación política en el Medio Oriente.

“Creo que por lo menos hubiera sido importante que se mencione en los debates el tema mexicano y toda la violencia del narcotráfico… toda violencia que existe en la frontera sur de EE.UU… Curiosamente, este año ha existido menor migración de México hacia Estados Unidos. México era un problema y merecía atención cuando había una gran migración. Ahora que no hay migración y la violencia se concentra solo al otro lado del muro fronterizo, México ya no es un gran problema para EE.UU.”, precisa Vidarte.

En cuanto a la decisión que tomarán los latinos el martes en las urnas, Vidarte cree que esta elección puede marcar la menor votación latina hacia un candidato republicano.

“Romney ha tenido muchos problemas para conectar al electorado latino. Apoya la Ley de Arizona, el regreso voluntario de los ilegales a sus países, etc. Yo creo que en las últimas semanas, más que tratar de conquistar sus votos Romney se ha enfocado en desalentar que los latinos voten por Obama”, concluye Vidarte.