¿Por qué Steve Jobs usaba siempre la misma ropa?

Poco antes de morir, el genio de Apple le contó el secreto de su estilo (polo negro de cuello alto, jeans y zapatillas) a su biógrafo

¿Por qué Steve Jobs usaba siempre la misma ropa?

Steve Jobs era un obsesivo del diseño, al punto que no solo lo aplicó a sus conocidos aparatos, sino a su propia forma de presentarse en público. Por años, el genio de Apple vistió exactamente de la misma forma: polo negro manga larga con cuello de tortuga, jeans y zapatillas blancas.

El portal web estadounidense Gawker publicó extractos de la biografía de Jobs escrita por Walter Isaacson, a quien el ex CEO le confesó antes de morir, el por qué de su peculiar vestimenta, aclamada incluso por diseñadores de modas. Aquí le presentamos los párrafos publicados en el sitio español lainformacion.com.

En un viaje a Japón a principios de los años 80, Jobs preguntó al presidente de Sony, Akio Morita, por qué todo el mundo vestía uniforme en su compañía. Él le contó que, después de la guerra, nadie tenía ropa, y empresas como Sony habían provisto a sus trabajadores de una prenda que vestir a diario. Con el paso de los años, esos uniformes se habían convertido en auténticas firmas de estilo, especialmente en compañías como Sony, y se habían convertido en una forma de tender lazos entre los trabajadores y la empresa. “Decidí que yo quería ese tipo de lazos para Apple”, recordaba Jobs.

Sony, con su aprecio por el estilo, había contratado al famoso diseñador Issey Miyake para que creara su uniforme. Se trataba de una chaqueta de nylon con mangas que se podían desabrochar para convertila en un chaleco. Así que Jobs llamó a Issey Miyake y le pidió que diseñara un chaleco para Apple. “Volví con algunos ejemplos y le dijo a todo el mundo que sería estupendo que se pusieran los chalecos. Oh, tío, salí abucheado del escenario. todo el mundo odiaba la idea”, recordaba Jobs.

En el proceso, sin embargo, había trabado amistad con Miyake y comenzó a visitarlo regularmente. Además, comenzó a rondarle la cabeza la idea de tener su propio uniforme, por lo práctico que sería para su día a día y por la capacidad que podría tener para crear su sello personal.

“Así que pedí a Issey que me hiciera unos cuantos de esos polos de cuello alto suyos que a mí me gustaban, y me hizo como un centenar de ellos”. Jobs percibió mi sorpresa cuando me contó la historia, así que me los mostró, encajados en el armario. “Esto es lo que yo visto”, dijo. “Tengo suficientes para el resto de mi vida”.


Tags relacionados

Apple

Steve Jobs