Las razones por las que el terremoto en México no produjo una tragedia

El sismo de 7,8 grados dejó prácticamente ilesos a los mexicanos por causas geológicas y mejores normas en cuanto a seguridad

Las razones por las que el terremoto en México no produjo una tragedia

El jueves 19 de septiembre de 1985, un terremoto de 8,1 grados Richter se registró en el sur, centro y occidente de México, dejando al menos 10 mil muertos.

Ese fue el sismo de mayor intensidad que se había vivido en el país azteca hasta ayer que se produjo uno de 7,8 grados. Sin embargo, los mexicanos salieron prácticamente ilesos de tremendo fenómeno que terminó siendo solo un susto.

Según fuentes oficiales, el sismo dejó dos heridos en el” Distrito Federal”:http://elcomercio.pe/mundo/1390556/noticia-terremoto-mexico-df-invertiria-us35-reparar-zonas-afectadas y nueve en Oaxaca. Asimismo, En el estado de Guerrero, 800 viviendas quedaron dañados y 60 colapsaron. Ese es el panorama hasta el momento, sin ningún muerto.

RAZONES GEOLÓGICAS
Según expertos del Servicio Sismológico Nacional de México citados por la BBC, una de las razones por las que el terremoto no produjo desgracias tiene que ver con que fue del tipo llamado de “subducción”, pues se produjo a un nivel bastante inferior al de la superficie terrestre.

Un punto importante que resaltan los científicos se refiere a que la energía generada por el sismo fue al menos la mitad de la de 1985.

Además, si el epicentro hubiese sido en la ciudad, otra sería la realidad. Pero aquel se ubicó a 29 kilómetros al noroeste de Ometepec, en el límite entre los estrados de Oaxaca y Guerrero, una zona alejada y con escasos centros urbanos. La lejanía del epicentro también ayudó a que no hubiera riesgo de tsunami.

RAZONES HUMANAS
Algo que han resaltado las mismas autoridades tras el terremoto es que los mexicanos y sus normas estuvieron mucho más preparados que en 1985.

Tras el sismo de hace 27 años, se modificaron los reglamentos de construcción en toda la nación, tomándose más en serio la edificación de estructuras resistentes a temblores.

Asimismo, se han desarrollado protocolos de actuación en situaciones de emergencias y se intensificó la realización de simulacros de sismo. Justamente, casi a la misma hora en que se produjo el terremoto, la población del estado de Chiapas tenía programado un simulacro. Es decir, estaban preparados.

Otro aspecto a considerar hoy en día es que muchos se comunicaban por redes sociales como Twitter y Facebook, evitando así colapsar las redes telefónicas.