Robaron a monjas más de 2 millones de dólares

Dinero estaba guardado en el convento Santa Lucía de Zaragoza, en España. También se investiga el origen de la plata

Robaron a monjas más de 2 millones de dólares

La policía investiga en el convento de monjas de clausura Santa Lucía de Zaragoza el presunto robo de un millón y medio de euros (2’086.740 dólares), que la comunidad cisterciense guardaba en efectivo en el cenobio, situado en el barrio de Casablanca de la capital aragonesa, en España.

Fuentes policiales han indicado que la investigación se abrió la pasada semana después de que las propias monjas denunciaran el día 28 de febrero la desaparición del dinero, en su mayor parte billetes de 500 euros.

ORIGEN DEL DINERO EN TELA DE JUICIO
Según revela hoy El Periódico de Aragón, la policía y el juzgado de instrucción número 9 de Zaragoza, que se ha hecho cargo del caso, indagan, además de la desaparición, el origen del dinero que, según han dicho las monjas a los agentes, guardaban en bolsas de plástico dentro de un armario.

Fuentes cercanas al arzobispado de Zaragoza reconocen que el desconcierto es total en los ámbitos eclesiásticos de la ciudad: “Son religiosas que viven austeramente, sin ningún dispendio ni excesos”, confirma un sacerdote. “Qué sentido tiene guardar esa cantidad de dinero es algo que nadie llega a entender. Si les asesoró alguien, lo hizo de forma patética”, añade.

Las mismas fuentes insisten en que hoy todo son rumores: “Que si dinero negro para pagar los cuadros de una reconocida monja pintora que vive en el convento, que si donaciones en dinero de ‘caja B’… Todo son especulaciones. Más allá del robo, creo que ni ellas mismas valoraban la imprudencia de guardar esa cantidad en el convento ni el mal que produce a la imagen de la Iglesia que esto se haya descubierto de esta manera”, explican. “Poca sensatez, eso como mínimo es lo que han tenido”, concluyen.

Las monjas han declarado que una de las puertas de acceso a uno de los edificios del convento había sido forzada, aunque se desconoce si fue una o varias las personas que pudieron actuar en el asalto al monasterio.

En esta comunidad religiosa, conocida por su dedicación, entre otras tareas, a la restauración de viejos libros y pergaminos, vive Isabel Guerra, “la monja pintora”, cuyas obras tienen una gran demanda y altos precios, recuerda el periódico.


Tags relacionados

Zaragoza

España

Robos

Monjas