Rusia: secta crió a niños en celdas bajo tierra durante 20 años

Esta agrupación tenía unos 70 miembros, quienes vivían sin luz solar ni electricidad. Seguían a un hombre que se decía ser profeta de Mahoma

Rusia: secta crió a niños en celdas bajo tierra durante 20 años

Un trágico y funesto descubrimiento acapara la atención hoy en distintos medios internacionales. Un importante diario ruso ha revelado la existencia de una secta que ha mantenido durante casi dos décadas a sus 70 miembros repartidos en celdas bajo tierra, en la República de Tatarstán, en Rusia.

Entre ellos, había 27 niños: la mayoría de ellos, no conocía la luz solar y se encontraban muy sucios al ser descubiertos. No contaban con electricidad y habían perdido todo nexo con el exterior.

UN PROFETA
Todos ellos vivían bajo la tutela de un ex predicador musulmán de 83 años llamado Fairsrajman Satarov, quien decía ser profeta de Mahoma pero se opone a algunos preceptos del Islam. Fue él quien ideó toda esta barbarie: ordenó a sus discípulos construir un gran sistema de celdas bajo su casa –de unos 700 metros cuadrados- y dispuso que ninguno de sus seguidores salga. Los amenazaba con el fin del mundo, según el diario ruso “Kosomolskaya Pravda”.

No se ha detenido a estos habitantes subterráneos, que se hacen llamar ‘muammin’ (creyente en árabe), aunque son conocidos como Fayzarahmanistas, por su profeta. Los niños entre 1 y 17 años fueron ingresados en un hospital e irán a orfanatos.

¿CÓMO DIERON CON EL LUGAR?
El hallazgo fue casual. Tras una denuncia, un comando especial asaltó el recinto del ‘profeta’ por sospechas de terrorismo cuando se investigaba el asesinato de un religioso islámico.

Ubicada en Kazán (capital de Tatarstán) a orillas del río Volga y a unos 800 kilómetros de Moscú, la secta solo permitiría a unos pocos miembros salir al exterior para trabajar en un mercado local. Otro dato sorpresivo es que Satarov, quien fue imán de una provincia vecina, había declarado su casa como “un estado islámico independiente”.

La casa que ocultaba las cuevas fue construida ilegalmente, según comunicó la policía de Tatarstán, república federada rusa. No obstante, los miembros de la secta han dicho que se resistirán a la demolición del edificio.