Berlusconi cerca de los tribunales: iría a juicio por caso Ruby R.

Al primer ministro italiano se le acusa de pagar a una menor de edad a cambio de sexo

Berlusconi cerca de los tribunales: iría a juicio por caso Ruby R.

Los fiscales italianos dijeron el martes que solicitarán un juicio contra el primer ministro Silvio Berlusconi ante denuncias de que pagó a una joven de 17 años a cambio de favores sexuales y que luego usó su influencia para procurar ayudarla.

El fiscal Edmondo Bruti Liberati dijo que presentará la acusación ante una corte de Milán el miércoles, después de decidir si solicitará juicio simultáneamente por las dos acusaciones.

La fiscalía sostiene que Berlusconi pagó por mantener relaciones con una menor marroquí, conocida como Ruby R., y luego llamó a la Policía para obtener su liberación cuando fue detenida bajo acusación de robar unos 3.000 euros (4.050 dólares). Tras su liberación, quedó bajo la responsabilidad de un ayudante de Berlusconi que es igualmente investigado.

El primer ministro itlaiano niega las acusaciones y asegura que los fiscales solo buscan derrocarlo por motivaciones políticas. La mujer, que desde entonces ha cumplido los 18 años, ha dicho que no tuvieron relaciones, pero sí reconoció que el premier le dio 7.000 euros (9.400 dólares) para ayudarle debido a sus apuros.

Los partidarios de Berlusconi nunca negaron que el primer ministro llamara a la Policía milanesa, aunque juran que fue para evitar un incidente diplomático, al creer que la joven era sobrina del presidente Hosni Mubarak.

MÁS JÓVENES ESTARÍAN ENVUELTAS EN EL CASO
Según los documentos enviados por la fiscalía al parlamento, “un número significativo de jóvenes se prostituyeron con Silvio Berlusconi”. El parlamento rechazó la semana pasada la petición de la fiscalía para registrar las propiedades de Berlusconi en busca de pruebas y negó la jurisdicción de la fiscalía en el caso.

Empero, los magistrados no han renunciado a su jurisdicción y creen que hay pruebas suficientes para continuar la causa. Han entrevistado a Ruby y otras jovencitas que presuntamente asistieron a las fiestas organizadas en una villa de Berlusconi, en las afueras de Milán.

Entre los documentos remitidos al parlamento figuran llamadas telefónicas grabadas sobre las orgías organizadas en la villa.