Silvio Berlusconi sigue con sus agitadas fiestas tras escándalo Ruby

Así lo indicaron en Italia varios medios de prensa tras difundir audios de conversaciones del empresario Flavio Briatore

Silvio Berlusconi sigue con sus agitadas fiestas tras escándalo Ruby

Una serie de escuchas telefónicas al empresario Flavio Briatore revelan que el Primer Ministro de Italia, Silvio Berlusconi, continuó celebrando fiestas de supuesta índole sexual en sus residencias privadas después de que saliera a la luz el conocido como caso Ruby.

Según informan hoy los diarios “La Repubblica” y “Corriere della Sera”, las escuchas fueron recogidas durante la investigación a Briatore por un supuesto delito de evasión fiscal conducida por la Fiscalía de Génova, que ha enviado el contenido a la Fiscalía de Milán, que sigue el caso Ruby.

El diario “La Repubblica” publica las supuestas conversaciones telefónicas de Briatore con su amiga y subsecretaria de Estado a la presidencia del Consejo, Daniela Santanché.

Según publica el rotativo, en uno de esos diálogos, que ocurrió “hace dos meses”, Santanché le dice a Briatore: “No tengo palabras. ¿Por qué Berlusconi sigue con el ‘bunga-bunga’ (expresión utilizada para definir algunos episodios, supuestamente de índole sexual, que tenían lugar en las fiestas de Berlusconi)”.

A lo que Briatore responde: “Está enfermo Dani. Su deleite es ver a éstas (mujeres), cansadas, que se apartan de él. Cansadas, dicen. Ahora ya lo saben (en referencia a las asistentes a las fiestas). Tras ‘due botte’ empiezan a decir que están cansadas y que las ha arruinado”.

En italiano coloquial las palabras “botta” y su plural “botte” hacen referencia al acto sexual.

“La Repubblica” reproduce asimismo una conversación fechada el pasado 3 de abril en la que Briatore explica a Santanché que mientras estaba en Montecarlo (Mónaco) ha recibido la visita del representante de artistas Lele Mora, investigado en el marco del caso Ruby por incitación a la prostitución.

Según Briatore, Mora le había explicado durante su encuentro que “todo continúa como si no hubiera pasado nada”, aunque las fiestas ya no se celebran en la residencia que Berlusconi en Arcore, cerca de Milán, sino en “la otra mansión”.

“Todo como antes. No ha cambiado nada. Los mismos actores (…) la misma película, proyectada en un cine diferente (…). Como antes, más que antes. El mismo grupo, alguna nueva entrada, pero la base del filme es la misma”, asegura Briatore en el diálogo reproducido por “La Repubblica”.

La investigación por el caso Ruby, por el que Berlusconi está siendo juzgado por incitación a la prostitución de menores y abuso de poder, salió a la luz el pasado enero.