Simular el día y la noche es vital para el estado psicológico de los mineros chilenos atrapados

También se les ha asignando tareas a los 33 hombres que están 700 metros bajo tierra a fin de que se mantengan en buenas condiciones para el momento de su rescate

Los mineros tratan de mantenerse de buen ánimo. (América TV)

Recrear las condiciones del día y la noche, así como asignarles tareas a los 33 mineros chilenos atrapados es de vital importancia a fin de que se mantengan en óptimas condiciones para el momento de su rescate.

Con ello se estaría dando un respaldo psicológico a la situación que viven a 700 metros de profundidad, en un ambiente oscuro, caluroso y húmedo. Y para esta crucial tarea, las luces artificiales que aportará la NASA en la mina San José son una gran ayuda, señaló el ministro de Salud de Chile, Jaime Mañalich.

“Ellos van a aportar equipamiento, mecanismos de energía, desarrollo de lámparas LED (…) Tienen calculado exactamente cuál es la intensidad de la luz en cada parte de la mina que tenemos que tener para este propósito”, indicó en declaraciones consignadas por la agencia de noticias AFP.

EL RESCATE SE LOGRARÍA EN TRES MESES
El funcionario indicó además que los cuatro expertos de la NASA recomendaron no mencionarles a los mineros plazos para el rescate pero sí adiestrarlos en el objetivo.

“Se les ha dicho que estamos hablando que esto (el rescate) ocurriría en los últimos días de noviembre y primeras semanas de diciembre, y que todos deseamos que estén con nosotros para la Navidad. Y creo que a ellos no los pilló en absoluto de sorpresa”, comentó el titular de Salud.

LA RUTINA DE LOS MINEROS
A las 7:30 a.m. se inicia el día para los mineros atrapados, quienes desayunan sándwiches con yogur o leche, para luego asearse. Después se contactan con la superficie para el respectivo reporte y control médico.

La oración comunitaria y lectura de cartas de familiares, que además responden, se realizan luego del almuerzo. Finalmente, comparten la cena a las 8 p.m. y duermen desde las 10 ó 11 p.m. en las camas de campaña que se les ha enviado.