Strauss-Khan admitió que quiso besar a periodista francesa

El ex presidente del FMI reconoció que lo hizo porque pensaba que ella estaba de acuerdo

Strauss-Khan admitió que quiso besar a periodista francesa

El ex director gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn se retractó de declaraciones anteriores y admitió que quiso besar en 2003 a la periodista francesa Tristane Banon, quien lo acusa de haber intentado violarla entonces, según publicó hoy la revista “L’Express”.

Strauss-Kahn, de 62 años, reconoció por primera vez en un interrogatorio policial el incidente con Banon, pero según explicó, él intentó hacerlo porque suponía que ella estaba de acuerdo, sin embargo, como ella se negó, desistió.

El político francés había rechazado hasta ahora las declaraciones de la joven autora como “completamente falsas e inventadas”. En una biografía autorizada escrita por Michel Taubmann, Strauss-Kahn subrayó que no había ocurrido nada: “La conversación transcurrió de forma normal (…). Cuando me enteré de que me acusaba del ataque, me quedé sorprendido”, aseguró.

La escritora, actualmente de 32 años, entrevistó en 2003 a Strauss-Kahn en un apartamento vacío en París y lo acusa de haberse abalanzado sobre ella. Banon contó que se defendió a patadas y huyó del lugar. Y tras el reciente escándalo por el presunto intento de abuso sexual imputado al político francés en Nueva York se animó a denunciar lo ocurrido entonces.

JUSTICIA AÚN NO DECIDE SI ABRIRÁ PROCESO EN SU CONTRA
La Justicia francesa ha iniciado investigaciones preliminares, aunque todavía no ha decidido si abrirá el proceso. Si los investigadores determinan que se trató sólo de acoso sexual y no de un intento de violación, el posible delito habría prescrito ya.

El político socialista, considerado durante mucho tiempo como favorito para la candidatura de su partido a la presidencia en 2012, regresó a comienzos de septiembre a Francia tras el escándalo en Estados Unidos. Un tribunal norteamericano suspendió el proceso por la falta de credibilidad de la presunta víctima.

La guineana Nafissatou Diallo acusó a Strauss-Kahn de haberla forzado a mantener sexo oral en su habitación de un hotel de lujo neoyorquino donde ella trabajaba como empleada.