Suiza: acróbata cruzó 160 metros en una cuerda floja que unía un castillo y una iglesia

Freddy Nock se desplazó a una altura de 30 metros y completó su travesía en menos de 11 minutos

El acróbata suizo Freddy Nock demostró una vez más que tiene nervios de acero. En su último reto este suizo caminó 160 metros (522 pies) por una cuerda floja que unía un castillo con una iglesia de la ciudad Thun, la tercera ciudad más poblada de Berna.

La cuerda de 14 mm de espesor se colocó a 30 metros del piso y cruzarla le tomó a Nock alrededor de 11 minutos.

Vea aquí más imágenes de la hazaña de Freddy Nock.