El Tea Party en el ojo del huracán por el atentado de Arizona

El movimiento político es criticado por la violencia verbal usada contra Gabrielle Giffords en la pasada campaña electoral

El Tea Party en el ojo del huracán por el atentado de Arizona

El tiroteo en Arizona fue preparado y ejecutado aparentemente por un joven en solitario, aunque muchos apuntan como caldo de cultivo el lenguaje inflamatorio de algunas facciones políticas, como el del ultraconservador Tea Party.

El columnista y escritor Joe Klein, autor del libro “Primary Colors”, fue uno de los que hoy criticó el lenguaje combativo que han lanzado personalidades como el comentarista político Gleen Beck, uno de los defensores del movimiento que lidera la ex gobernadora de Alaska Sarah Palin.

“Glenn Beck trafica con las teorías conspirativas más locas y ridículas. Cuando te encuentras con figuras promoviendo puntos de vista como éste, eso hace que la temperatura se eleve”, dijo en una entrevista con CNN.

TÉRMINOS MILITARES
Otros expertos culpan al Tea Party de haber introducido en el debate político términos violentos o militares. Palin, ex candidata republicana a la vicepresidencia de EE.UU., hizo famoso su lema “No te retires, vuelve a la carga”, para movilizar al votante conservador en las últimas elecciones legislativas.

Palin precisamente había puesto a la congresista Gabrielle Giffords, gravemente herida en el atentado, en su “punto de mira” durante las últimas elecciones, en un mapa en el que se veían varios “objetivos” a batir.

El oponente republicano de Giffords, basó su campaña en un lema tan peculiar como “Ayuda a quitar a Gabrielle Giffords de su puesto” e invita a sus seguidores a “disparar un rifle automático M16 con Jesse Kelly.”

La propia congresista, cuyas oficinas fueron atacadas el día que la Cámara de Representantes aprobó la reforma sanitaria, había denunciado públicamente esta violencia verbal contra su figura, en unas imágenes que ahora han sido emitidas de nuevo por las televisiones.

Ayer, cuando unos periodistas preguntaron a su padre a la entrada del hospital si la congresista tenía enemigos, no dudó en contestar. “Sí, todo el Tea Party”.

¿ATAQUE PROMOVIDO?
En este entorno combativo, hay quien defiende que aunque el lenguaje político es pura retórica, hay mentes desequilibradas que pueden verse invitados a usar la violencia.

Una de las voces más claras ha sido la del sheriff del condado de Pima, en Arizona, Clarance Dupnik, quien al calor de las investigaciones no dudó hoy en afirmar que el debate inflamatorio de los últimos meses podría haber servido de germen para el ataque del sábado.

“Cuando se calienta la retórica sobre el odio, sobre la desconfianza hacia el Gobierno, eso inflama la opinión publica durante las 24 horas al día, durante siete días a la semana. Esto impacta en la gente, especialmente en los más desequilibrados”, señaló.

EL DESCARGO
Pero el Tea Party no ha tardado en salir a defenderse. Uno de sus simpatizantes, el comentarista Steve Malzberg, negó que el uso de términos bélicos sea patrimonio exclusivo de los conservadores.

“Todo el mundo utiliza este vocabulario”, dijo hoy en una entrevista televisiva. “No es un lenguaje violento, lo hemos utilizado durante años. ¿Acaso el presidente Obama no lo utiliza?”, se preguntó.

El Tea Party Nation (TPN) advirtió el domingo a sus miembros, en un e-mail, de que en los próximos días tendrán que defender su movimiento del ataque de los “izquierdistas”, según informa la revista The Atlantic.

En el correo electrónico, el fundador del TPN, Judson Phillips, calificó a Dupnik de “sheriff izquierdista”, y el primero en “iniciar el ataque de los liberales”. “La izquierda radical va a tratar de silenciar el movimiento del Tea Party, y de culparnos por lo ocurrido”.

Aunque algunos políticos se mostraron hoy a favor de suavizar el lenguaje y reducir la temperatura del discurso político, algunas facciones del Tea Party no se dieron por aludidas.

En el Capitolio, varios legisladores de uno y otro partido reclamaron hoy la necesidad de reflexionar sobre lo ocurrido, y de enfriar la dura retórica política en temas tan polémicos como la reforma sanitaria y de inmigración.

Para mañana, el presidente Barack Obama ha convocado a todo el país a celebrar un momento de silencio en honor de las víctimas del ataque. Según dijo, será “un tiempo para orar”, pero también para “reflexionar”.