El templo de Shaolin fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad

El complejo arquitectónico considerado cuna del Kung Fu está compuesto por 11 construcciones distintas, como el monasterio, la academia Songyang, las torres Taishi, entre otras

El Templo de Shaolin en China, cuna del Kung Fu y del budismo zen, ha sido incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, informó hoy el periódico “China Daily”.

El Comité del Patrimonio Mundial anunció su decisión durante una reunión celebrada en la capital brasileña de Brasilia, agregó la prensa local.

La leyenda atribuye la invención del Kung Fu a Bodhidharma, un monje indio que fundó en el año 527 el Templo Shaolin, donde recomendaba el cultivo de la mente a través de largas sesiones de meditación ‘zen’, para las que ideó ejercicios gimnásticos similares al ‘tai-chi’ con los que se evitaba el anquilosamiento corporal.

Este complejo arquitectónico ubicado en la montaña sagrada de Songshan, en la provincia central de Henan, está compuesto por 11 construcciones distintas, como por ejemplo, el monasterio, el observatorio de Dengfeng, la academia Songyang, las torres Taishi y el templo Zhongyue.

“El monasterio destaca por su belleza y por sus profundas connotaciones culturales”, señaló la UNESCO.

UN BELLO E HISTÓRICO MONUMENTO
Por su parte, Yang Huancheng, experto en arquitectura clásica, aseguró que “este complejo ofrece la oportunidad de conocer la religión, la filosofía, las costumbres y el desarrollo científico de la antigua China.

El abad del monasterio, Shi Yongxin, apuntó que la decisión de la UNESCO es un privilegio y “para los monjes, vivir en un lugar patrimonial mundialmente reconocido es una experiencia maravillosa, pero al mismo tiempo nuestra responsabilidad de proteger el templo es todavía mayor”.

La celebridad de los monjes de Shaolin, que según la literatura podían hasta volar, llegó a su apogeo durante la Dinastía Tang (618-907), cuando según relata una crónica histórica, trece maestros salvaron la vida al segundo emperador de esta dinastía, Li Shimin.

Durante la Dinastía Tang (1644-1911) entraron en un periodo de olvido hasta que en 1982, gracias al cine, volvió a convertirse en la meca de las artes marciales, atrayendo a expertos no sólo de China sino de todo el mundo.

La solicitud para que el monasterio de Shaolin formarse parte de la lista de Patrimonio Mundial fue presentado por el gobierno de Henan hace nueve años, y desde entonces las autoridades locales han trabajado en la reconstrucción y mejora de las estructuras del complejo.

El gigante asiático cuenta actualmente con 39 lugares en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, entre ellos algunos tan conocidos como la Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el Ejército de Terracota de Xian o el Palacio Potala de Lhasa.