El Vaticano pide a sacerdotes denunciar pederastia ante tribunales civiles

La Santa Sede publicó en Internet “las líneas directrices” de la Iglesia Católica frente a la pedofilia

La Iglesia debe siempre seguir la vía civil y denunciar ante las autoridades los casos de abuso sexual que lleguen a oídos de los sacerdotes, según una directriz publicada hoy por el Vaticano en su página web.

A ella se añade la potestad del Papa en casos graves de pedofilia en el seno de la Iglesia de expulsar directamente a los sacerdotes implicados sin necesidad de un proceso eclesiástico.

Las instrucciones fueron incluidas en una nueva “guía para un entendimiento básico de los procedimientos de la congregación de la fe” en casos de abusos sexuales, que el Vaticano cree podría ayudar a personas laicas y a no familiarizadas con la Iglesia o con la ley, a entender los procedimientos en casos de abuso sexual.

La guía está vinculada al “motu propio” papal “sacramentorum sanctitatis tutela” del 30 de abril de 2001 y el código del Derecho Canónigo de 1983.

El Vaticano insistió en que el documento, que llega ante el descubrimiento de una serie de escándalos de abusos en los que la Iglesia se ha visto implicada en varios países, no contiene nada nuevo, sino que pretende mostrar una “transparencia absoluta”, dijo el portavoz Ciro Benedettini.

Según el portavoz, la regulación procede de 2003 y está basada en una revisión de 2001 de la ley de abuso sexual de la Congregación de la Doctrina de la Fe (CDF), cuando estaba liderada por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI.

En las últimas semanas se multiplicaron las críticas al Vaticano por su forma de proceder, acusándolo de ocultar los casos de abusos. Los críticos alegan que las directivas de 2001 no lograron ordenar explicítamente a los obispos que informaran sobre casos que ocurrían en sus diócesis a las autoridades civiles.

El Vaticano lo niega. Su portavoz Federico Lombardi dijo que las directivas del CDF no impedían a los obispos la cooperación con las autoridades civiles.

En la regulación publicada hoy se especifica la necesidad de “seguir la ley civil en lo que respecta a la denuncia de crímenes ante las auotirdades”.

Hasta la conclusión de un caso, el obispo competente puede tomar medidas previsorias para proteger a la comunidad, incluidas las víctimas. El obispo competente tiene siempre el poder de proteger a los niños y limitar la actividad de un sacerdote en su diócesis, eso forma parte de su autoridad, explica el documento. El Vaticano anima a los obispos a hacer uso de esta potestad cuando estime conveniente, para poder evitar los daños a niños.


Tags relacionados

Vaticano

Pederastia

Internet