Vecinos y amigos de Vicky Peláez le dan la espalda tras supuesta confesión de su esposo

Peruana implicada en espionaje tiene que reunir US$10 mil antes del martes para salir libre

Vecinos y amigos de Vicky Peláez le dan la espalda tras supuesta confesión de su esposo

Por: Miguel Vivanco Enviado especial

La libertad condicional otorgada la noche del jueves a la periodista cusqueña Vicky Peláez descansa en un piso de cristal. Al margen de los alegatos de inocencia y las muestras de solidaridad de sus familiares, lo cierto es que hoy se encuentra atrapada en la telaraña del espionaje ruso. Sus vecinos han marcado prudente distancia, al igual que muchos de sus amigos.

Ayer sus familiares experimentaron serios problemas para recaudar los 10 mil dólares en efectivo exigidos por el juez Ronald Ellis de la Corte Federal de Manhattan (tiene plazo hasta el martes). Las dificultades no fueron por falta de liquidez o buena voluntad, sino que nadie quiere ingresar en el radar de los agentes del FBI.

Y es que la confesión de su esposo Juan Lázaro (nombre ficticio), quien admitió ser espía ruso, utilizar una identidad falsa y contar con el apoyo de su esposa Vicky Peláez, terminó por generar desconfianza en las personas cercanas a la periodista.

VECINOS: “ESTAMOS RODEADOS DE DISCONFORMIDAD
En un recorrido por las calles aledañas a su residencia en Yonkers, un suburbio al norte de la ciudad de Nueva York, varios vecinos manifestaron su disconformidad con el arresto domiciliario. “Hace una semana estamos rodeados de policías y periodistas. Vivo siete años en el barrio y nunca vi nada raro, pero ahora quisiera que los Lázaro-Peláez se muden. No quiero vivir con personas que traicionan a mi país”, comentó un funcionario jubilado, quien se negó a dar su nombre.

Los jóvenes Karina (14), Richard (16) y Steve (13), estudiantes de una escuela pública cercana a la residencia de Vicky Peláez, confesaron que desde el lunes sus padres les habían prohibido acercarse a la casa de los “espías”. “Mi papá piensa que una noche pueden llegar los terroristas rusos para rescatar a esa señora. Él no quiere que pase por aquí, pero yo siento curiosidad de ver porque hay tantos policías armados”, comentó inquieto Richard.

El impacto también se siente en la comunidad peruana. Juan Carlos Reynoso, presidente de la Cámara de Comercio Peruano-Americana de Nueva Jersey, dijo que las acusaciones de espionaje contra la periodista peruana Vicky Peláez se limitan al campo legal, pero que no tendrán ningún impacto negativo en los negocios peruanos.

QUE LA JUSTICIA HAGA SU TRABAJO
“Dejemos que la justicia haga su trabajo. Vicky Peláez es una compatriota responsable de sus actos. Ahora nos preocupamos por seguir apoyando a los empresarios peruanos en Estados Unidos”, puntualizó Reynoso.

La “satanización” impuesta por sus vecinos a Vicky Peláez y su esposo Juan Lázaro aumentó luego de que ayer dos sospechosos más de la presunta red de espionaje ruso confesaran ante un fiscal del estado de Virginia que eran ciudadanos rusos y vivían en EE.UU. con identidades falsas.

En documentos presentados a la corte, los fiscales dijeron que los acusados conocidos como Michael Zottoli y Patricia Mills revelaron que en realidad se llaman Mikhail Kutzik y Natalia Pereverzeva.

A pesar de las últimas revelaciones, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, aseguró ayer en Kiev, Ucrania, que el escándalo no enturbiará las relaciones entre su país y Rusia.

SEPA MÁS
“Esperamos que en los próximos días, conforme avance la investigación, se dilucide claramente cuál es la situación de la señora Peláez”, declaró ayer el presidente peruano Alan García tras ser consultado sobre el caso.

Agregó que el esposo de la periodista se presentaba como “una especie de embajador de la subversión interna del Perú”. Aseguró que dicha información se la dieron peruanos residentes en Estados Unidos.