Los vestidos de Michelle Obama están nuevamente bajo la lupa

Los modelos que la esposa del presidente de EE.UU. lucirá en la jornada de hoy son un misterio. Sin embargo, en menos de 24 horas ya dio un adelanto

Los vestidos de Michelle Obama están nuevamente bajo la lupa

La esposa del presidente de Estados Unidos, Michelle Obama, se convirtió hoy de nuevo en uno de los objetivos más comentados de la ceremonia de investidura de Barack Obama, como mandatario por otros cuatro años.

Después de que los modelos que lucirá durante la larga jornada de festejos fueran objeto de especulación durante días los vestidos de la primera dama en el primer día de mandato de su marido constituyen casi un secreto de Estado, Michelle Obama despejó parcialmente el misterio con su primera aparición pública de la jornada.

La primera dama se mostró camino a la iglesia primera parada del día de festejos luciendo un abrigo en tonos azul grisáceo y cortado “al estilo de una corbata de seda de hombre” del diseñador estadounidense Thom Browne bajo el cual según dijo la Casa Blanca, ya que debido al frío no se pudo ver luce un vestido del mismo modisto estadounidense.

Michelle Obama combinó este diseño de alta costura que también portó en el Capitolio para la investidura con un cinturón y zapatos de la marca J. Crew, también estadounidense pero más asequibles, conforme a su práctica de mezclar complementos y modelos de diversas gamas.

Al igual que el collar y el cardigan que también eligió para la jornada, se tratan todos de modelos de diseñadores estadounidenses, un claro gesto habitual asimismo en ella de hacer un guiño para impulsar la moda nacional, ya que los diseñadores elegidos para vestir a la primera dama suelen ver fuertemente impulsadas sus carreras y, sobre todo, sus ventas.

SORPRESA MAYOR
La mayor expectativa la genera sin embargo el vestido que Michelle Obama revelará más tarde en el día, durante los bailes inaugurales que se celebran en Washington al término de la jornada y en los que la primera dama suele causar más interés mediático que su esposo y presidente.

Los trajes portados durante la jornada serán trasladados a los Archivos Nacionales, donde serán expuestos con los de sus predecesoras en el cargo.

Todavía no se ha especificado qué ocurrirá en términos de moda cuando Estados Unidos tenga una mujer al frente del país y no un hombre, una posibilidad que cada vez parece más probable pero que aún no ha sucedido.