Violencia en El Cairo: miles de heridos por protestas contra la policía

Cientos de personas enfrentaron a las autoridades en la plaza Tahrir por el arresto de familiares de las víctimas de las revueltas contra Mubarak

Violencia en El Cairo: miles de heridos por protestas contra la policía

Los alrededores de la emblemática plaza Tahrir de El Cairo, Egipto, fueron escenario hoy de una batalla campal entre policías y manifestantes, que comenzó a medianoche y ha dejado más de mil heridos y 43 detenidos.

Cientos de personas se concentraron en el centro de la capital egipcia y se enfrentaron a las fuerzas del orden a pedradas, en protesta por el ataque y arresto el martes pasado de supuestos familiares de víctimas de la revuelta que puso fin a tres décadas de régimen de Hosni Mubarak.

La plaza Tahrir, epicentro de la Revolución del 25 de enero, y sus calles aledañas evidenciaban los estragos causados por horas de violentos enfrentamientos, con cristales y adoquines rotos y montañas de desechos ardiendo en medio de la calzada, según pudo constatar Efe.

Los manifestantes lanzaban piedras contra los policías, que trataban de proteger el Ministerio del Interior, cercano a la plaza, y respondían con gases lacrimógenos y balas de goma.

Tras esos choques, en estos momentos reina una calma relativa en los alrededores de Tahrir y en torno al Ministerio del Interior se han desplegado unidades antidisturbios del Ejército.

DETENIDOS POR VIOLENCIA
Al menos 34 personas han sido detenidas por su supuesta implicación en los disturbios, apuntó una fuente de alto rango de los servicios de seguridad del Ministerio del Interior, según la versión digital del diario Al Ahram.

A ellas se suman los nueve arrestados por los incidentes del martes cerca del teatro Al Balon, donde supuestamente se celebraba un homenaje a las víctimas de la pasada revolución egipcia, indicaron fuentes policiales a la agencia de noticias estatal Mena.

Mientras algunos acusan a las fuerzas de seguridad de ejercer una violencia excesiva contra los civiles, otros achacan a fieles del antiguo régimen descontentos por la disolución ayer de los consejos municipales de provocar los disturbios, que según el Ministerio de Sanidad se han saldado con un total de 1.114 heridos.

La junta militar, que dirige Egipto desde la renuncia de Mubarak, aseguró que hay “un plan organizado” para causar tensión entre los revolucionarios y las instituciones de seguridad y desestabilizar el país.

MANIFESTANTES ACUSAN A LA POLICÍA
Esta declaración no era compartida por la doctora Shadia Abdelrahim, que curaba a los heridos en un improvisado hospital de campaña situado en Tahrir, donde también había una veintena de ambulancias.

“La policía está usando la violencia de nuevo y traspasando los límites. Esta situación no se puede soportar por más tiempo”, dijo a Efe Abdelrahim.

La doctora acudió anoche a la plaza al enterarse de que se estaban produciendo enfrentamientos entre las fuerzas del orden y civiles, y desde entonces ha atendido junto a varios colegas a decenas de personas con cortes, lesiones por el impacto de las balas de gomas y síntomas de asfixia.

“Muchas personas presentaban cortes porque la policía dejó paso esta madrugada a ‘baltaguiya’ (matones) que portaban cuchillos”, denunció Abdelrahim.

En el centro de El Cairo, la gente se protegía de los gases lacrimógenos con mascarillas y pañuelos con vinagre, que decenas de voluntarios repartían entre los presentes.