Airbus envió 24 señales de anomalías antes de desaparecer de los radares

Esa información abre la pista más firme que se sigue, aunque por el momento es “prematuro” concluir cuales fueron las causas del accidente

París. (EFE).- El Airbus A330 de Air France desaparecido en aguas del Atlántico el pasado lunes envió 24 señales de anomalías en sus sistemas en los cuatro minutos previos a que saliera de la zona de seguimiento por radar, informaron hoy los investigadores franceses. Esa información, la primera que comunica la Oficina de Investigación y Análisis (BEA, en sus siglas en francés), abre la pista más firme que se sigue, aunque por el momento es "prematuro" concluir cuales fueron las causas del accidente. El director del BEA, Paul-Louis Arslanian, que compareció por segunda vez ante la prensa desde la catástrofe, fue tajante al negarse a sacar ninguna conclusión ni dar más crédito a una hipótesis que a otra, cuidadoso de mostrar sólo los datos corroborados sin leer entre líneas. "Es demasiado pronto para conocer las causa del accidente", afirmó al tiempo que cortó de raíz toda "conclusión azarosa". Ni siquiera descartó "al cien por cien" la hipótesis del atentado terrorista, aunque a partir de los datos que maneja "no es muy coherente". Faltan muchos elementos por recolectar, en particular las preciosas cajas negras del avión, como para poder saber qué sucedió en medio del océano la madrugada del pasado lunes a bordo del Air France A447 que cubría la línea entre Río de Janeiro y París, que desapareció sin dejar rastro con 228 ocupantes a bordo. Los únicos elementos de que disponen son las señales automáticas que emite el avión y que son recogidas por el radar. De éstas se concluye que el vuelo se desarrolló con normalidad hasta las 02.10 horas GMT, cuatro minutos antes de que el avión saliera de la zona de seguimiento de los radares de Río de Janeiro. En ese momento se dispararon las señales de anomalías en los sistemas del A330. Hasta 24 quedaron registradas, catorce de ellas entre las 02.10 y las 02.11 horas GMT. En particular, esas señales muestran "incoherencias" en los datos registrados por los sensores de velocidad. El A330 tiene tres sensores de velocidad y, cuando las diferencias entre lo que mide cada uno son demasiado elevadas, se emite una señal de alerta. Entonces algunos sistemas eléctricos, entre ellos el piloto automático y los auto-propulsores, dejan de funcionar, algo que sucedió en el A447 aquella noche, aunque no se descarta que la tripulación los apagara de forma voluntaria. También se desconoce si volvieron a funcionar con posterioridad, cuando el avión se encontraba en la oscura zona intermedia del océano, lejos del alcance de los radares brasileños y todavía fuera del radio de acción de los africanos. Este tipo de anomalías ya han sido registradas con anterioridad en otros A330, afirmó el responsable del BEA, lo que ha llevado a Airbus a estudiar cambios en los sensores para hacerlos más seguros. Arslanian fue tajante al asegurar que es "prematuro" conocer los motivos que provocaron esas anomalías y si fueron estos problemas los que causaron el accidente. Pero el responsable del BEA compareció junto con el director adjunto de los servicios meteorológicos franceses, Alain Ratier, lo que muestra que la pista climática es una de las estudiadas. Sin embargo, esa pista no revela nada de extraordinario, porque, según relató Ratier, las condiciones registradas fueron las normales en un mes de junio en esa zona del Atlántico, lugar de confluencia de vientos alisios que provocan fenómenos tormentosos. El responsable de la observación meteorológica indicó que las condiciones fueron peores en otros días próximos al pasado lunes y que en el momento del accidente no se registraron tormentas particularmente excepcionales. Pero los investigadores dejaron entrever que pudieron afrontar esa zona "siempre complicada para los pilotos" sin la ayuda de algunos sistemas automáticos, aunque ni siquiera esa conclusión la afirmaron con rotundidad. Hacen falta más datos y, para eso, las "cajas negras" se presentan como elementos esenciales, lo que justifica los importantes medios puestos en marcha para su localización en el mar. Para encontrarlos, además de todos los medios enviados hasta el momento por Francia y Brasil, entre ellos un submarino nuclear, se sumarán sistemas acústicos prestados por Estados Unidos y que serán embarcados en dos navíos galos. Con ellos se pretende rastrear de forma "más rápida y sistemática" los fondos marinos en busca de esas cajas negras, que durante unos 30 días emitirán una señal antes de guardar silencio para siempre.

Tags relacionados

Air France

airbus

Accidente aéreo