“Chile debe ser la segunda Marina más grande" de la región, afirma jefe naval

País adquirió ocho fragatas usadas en Holanda e Inglaterra y dos submarinos nuevos a un consorcio franco español. Está en proceso la compra de un petrolero

*Santiago de Chile.* (dpa) - El jefe de la Armada de Chile, almirante Rodolfo Codina, afirmó que actualmente su institución, por la cantidad de medios que posee, es la "segunda Marina más grande de América del Sur", después de la brasileña. En una entrevista publicada hoy por el diario "El Mercurio", el jefe naval opinó que "en cuanto a preparación profesional estamos entre las mejores del mundo; por empleo de los medios no tenemos nada que envidiarle a la OTAN". La Marina chilena renovó su flota y adquirió ocho fragatas usadas en Holanda e Inglaterra y dos submarinos nuevos Scorpene al consorcio franco español DCN-Bazan. Además, se sumaron partidas de misiles anti-buque Harpoon y está en proceso la compra de un petrolero. Ante la pregunta de si se han intensificado los controles en la zona marítima que reclama Perú ante el Tribunal de La Haya, dijo que "no hemos variado en nada nuestro sistema de control, lo hemos ejercido igual que siempre". Codina agregó que "tampoco ha habido oposición de nadie cuando han traspasado el límite marítimo y han sido detenidos". El jefe de la Armada de Chile explicó que "hay naves pesqueras peruanas que cuando pasan el límite marítimo informan, porque ellos no van a pescar a aguas chilenas, sino que las cruzan y salen a alta mar hacia el sur y pescan en alta mar". Codina está a 25 días de dejar el mando de la Armada de Chile y se transformó en el primer jefe naval chileno en visitar Bolivia y navegar por las aguas del Titicaca. La Paz reclama la salida al mar por territorios que fueron peruanos antes de la Guerra del Pacífico (1879-1883), en la que Chile se anexionó toda la costa boliviana. El acuerdo de 1929 señala que cualquier salida al mar a Bolivia por el territorio de Arica, que anteriormente fue de Perú, debe ser aprobada por Lima. Chile y Bolivia rompieron relaciones en 1978 y hoy sólo existen conversaciones a nivel consular.