China abre su primer bar gay en la ciudad de Dali con apoyo del gobierno

La homosexualidad era considerada como una enfermedad psiquiátrica por ley. Este es el primer bar que se reconoce abiertamente “para gays”

El primer bar de homosexuales apoyado por las autoridades chinas fue inaugurado el fin de semana en la ciudad de Dali, un turístico lugar de la provincia suroccidental de Yunnan, informó la agencia oficial "Xinhua":http://www.xinhuanet.com/english/. Estaba previsto que el local se abriera hace tres semanas (el 1 de diciembre, coincidiendo con el Día Internacional Contra el Sida), pero la gran atención mediática que atrajo el acontecimiento llevó a los dueños a posponer la apertura, según la prensa estatal, pero algunos lo atribuyen a presiones de las autoridades. Finalmente, una ceremonia discreta marcó el comienzo de operaciones del bar con la presencia de unas 60 personas, muchos de ellos miembros del colectivo gay que viajaron ex profeso a Dali para la ocasión. *SEXO SEGURO* No hubo medios de comunicación en la ceremonia, en la que se entregaron preservativos a los asistentes como parte de una campaña de concienciación sobre sexo seguro entre el colectivo homosexual. La campaña se produce después de que el Ministerio de Salud chino alertara que las relaciones homosexuales (principalmente entre hombres) se han convertido en un de las principales vía de transmisión del VIH/Sida en el país asiático, con el 32% del total. *TABÚ* El bar es el primero que se reconoce abiertamente "para gays" en el país asiático, aunque lo cierto es que ya existen locales especialmente frecuentados por ese colectivo en grandes ciudades como Pekín, Shanghái o Shenzhen, que alberga una de las mayores comunidades homosexuales del país. La homosexualidad en China fue durante décadas un tabú, considerado incluso una enfermedad psiquiátrica por ley, aunque en los últimos años se ha notado cierta apertura -tímida todavía- en la actitud del gobierno y la sociedad hacia los gays. Conciertos, concursos de belleza o programas de televisión organizados por y para los gays se ha hecho un hueco en el país, aunque a veces el colectivo ha visto como las autoridades han suspendido estas acciones en el último minuto o han tenido que hacerse con un "perfil bajo", como en el caso del bar de Dali.