La ciudad de Curitiba: Un rincón apacible en Brasil

Un remanso cerca del Atlántico. Ordenada, tranquila y llena de grandes parques, esta ciudad es considerada la capital ecológica del país vecino

La ciudad de Curitiba: Un rincón apacible en Brasil
*Por: Mario Mejía* En Brasil la consideran una ciudad modelo y no se equivocan. "Curitiba":http://es.wikipedia.org/wiki/Curitiba , la capital del estado del Paraná, es un lugar ideal para vivir y también para pasear. Tranquila, ordenada, moderna y con uno de los mejores sistemas de transporte público de Latinoamérica que ya quisiéramos tener en Lima . Si planea viajar a Sao Paulo y Río de Janeiro, puede incluir en su tour esta soleada ciudad. Está relativamente cerca. No se arrepentirá. Ubicada al sureste de Brasil, Curitiba no tiene playas, pero sí otros atractivos. Inmensos y bien cuidados parques, muchos de ellos con lagunas, invitan a dar interminables paseos. De los 30 que posee, los más conocidos son Barigüi (con un área aproximada de millón y medio de m2) y el Jardín Botánico. Su gente, principalmente descendiente de inmigrantes italianos, alemanes, polacos y ucranianos, es bastante alegre y cordial. Muy laboriosa, pero también amante de la diversión. Abundan los lugares de entretenimiento, discotecas y bares, algunos de los cuales están abiertos las 24 horas. Curitiba tiene una vida cultural muy intensa que se traduce en elevado número de teatros, escuelas de danzas y centros culturales. Uno de sus íconos arquitectónicos es la Ópera de Arame, que alguna vez contó con la presencia de los tenores Pavarotti y Carreras. Construida con estructuras metálicas tubulares y vidrio, es un escenario transparente sobre una laguna artificial. De noche y con las luces encendidas, su vista es espectacular. Otro símbolo de la ciudad es el museo de arte Óscar Niemeyer, vanguardista construcción diseñada por el famoso arquitecto brasileño. Si bien el centro de la ciudad está poblado de altos y modernos edificios que se alínean en las principales avenidas, también es posible encontrar en medio de ellos preciosas y muy bien conservadas construcciones antiguas. Uno de los lugares que concentra edificaciones de hace más de un siglo es el barrio de Santa Felicidade. A solo siete kilómetros del centro, en este rincón se ha buscado preservar las tradiciones y la cultura traídas por los inmigrantes italianos. A diferencia de Sao Paulo, donde el tránsito es terrible y la contaminación preocupante, Curitiba es un remanso donde no existen embotellamientos y no se escucha ningún bocinazo. Conocida como la capital ecológica de Brasil, es una ciudad de 1.800.000 habitantes que ha crecido con orden y planificación. *TREN AL MAR* Desde la ciudad usted puede hacer un inolvidable paseo en tren hasta la costa atlántica. En su recorrido de tres horas, el llamado Serra Verde Express atraviesa terrenos montañosos recortados por elevados picos y profundas quebradas. Cruza 13 túneles y 67 puentes, uno de ellos de más de 30 metros de alto. Aunque la vista es impresionante por todos lados, le recomendamos ubicarse en los asientos del lado izquierdo para apreciar mejor el paisaje. El tren lo dejará en la estación de Morretes, un pintoresco y apacible pueblo de casas tradicionales. Allí puede almorzar en alguno de los atractivos restaurantes ubicados al borde del río. Seguramente le ofrecerán el barreado, un típico plato de la región que se prepara con carne de res deshilachada y cocinada durante la noche anterior, la cual usted mismo mezclará con harina de yuca. Toda una delicia. Después podrá brindar con la tradicional cachaza (aguardiente) que puede ser de berenjena y hasta de plátano. Para llegar al mar desde Morretes debe trasladarse en auto hasta Antonina, bello pueblito a orillas del Atlántico. Esta no es una zona de playas, sino de manglares. Es una suerte de bahía y desde el malecón se puede observar el mar que tiene como fondo montañas alfombradas de vegetación. Una iglesia del siglo XVIII es el orgullo de Antonina, pero en verdad más atractivas resultan sus vistosas y antiguas casas que adornan sus pequeñas calles. Los alrededores de Morretes y Antonina son muy apreciados por aquellos que practican trekking, canotaje y escalada de montañas. Dos horas toma regresar en auto a Curitiba, ciudad de la que usted seguramente quedará enamorado.

Tags relacionados

Curitiba