Condenan a Estado colombiano por secuestro de un diputado regional

Se argumenta que los organismos de seguridad no hicieron todo lo posible para evitar el secuestro del político que murió a manos de las FARC

Un tribunal condenó al Estado colombiano a pagar una indemnización a la familia de un político que murió como rehén de la guerrilla de las FARC, con el argumento de que los organismos de seguridad no hicieron todo lo posible para evitar su secuestro, informaron hoy fuentes judiciales. La reparación, cuyo monto de desconoce, debe ser entregada a la esposa y la hija de Juan Carlos Narváez, quien era el presidente de la Asamblea legislativa regional del departamento de Valle del Cauca cuando fue secuestrado junto con 11 colegas el 11 de abril de 2002. Miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ingresaron a la sede del cuerpo legislativo, en la ciudad de Cali, y pidieron una evacuación por la "inminente" explosión de una bomba. Los diputados, creyendo que los uniformados eran militares, salieron del lugar y abordaron un autobús que los esperaba. Una vez en marcha, los secuestradores se identificaron como miembros de las FARC y les notificaron que estaban en condición de rehenes. Once de los 12 diputados murieron el 18 de junio de 2007 en un fuego cruzado entre dos columnas de las FARC, como se ha documentado en investigaciones y en declaraciones del único sobreviviente, Sigifredo López, quien fue puesto en libertad en febrero pasado. El Tribunal Contencioso Administrativo de Valle del Cauca concluyó que el Ministerio de Defensa no atendió una solicitud de Narváez, quien pidió que fuera reforzada la seguridad en la sede de la Asamblea legislativa, ante la posibilidad de un ataque de las FARC. La sentencia establece que la viuda y la hija de Narváez deben recibir una reparación económica por perjuicios morales y por el daño al proyecto de vida.

Tags relacionados

FARC