El debate sobre ley electoral se aplaza en el congreso boliviano

Legisladores en contra de la ley para convocar comicios este año “están bordeando el delito”, señala presidente del parlamento boliviano

*La Paz* (EFE).- El presidente del Congreso de Bolivia, Álvaro García Linera, declaró hoy un nuevo receso en el debate sobre la ley electoral ante la incomparecencia de los legisladores de la oposición y advirtió que de el Parlamento está "bordeando el delito". "Hace casi 60 horas que el Congreso incumple lo establecido en la Constitución y podemos ser objeto de demanda judicial por cualquier ciudadano por nuestra incapacidad de cumplir lo que la Constitución manda. Es una vergüenza", dijo García Linera. El debate parlamentario sobre la ley electoral de Bolivia, necesaria para convocar comicios generales este año, se encuentra en suspenso por la decisión de los parlamentarios opositores de abandonar el Congreso tras una polémica sesión celebrada el jueves. García Linera, que ha declarado en las últimas horas otros dos recesos por esta circunstancia, aplazó la sesión hasta mañana a las 12:30 hora local (16:30 GMT) y volvió a apelar a los diputados y senadores ausentes para que acudan al Congreso. Incluso les llegó a ofrecer todo tipo de facilidades, desde billetes de avión gratis hasta la avioneta en la que viaja el presidente del país, Evo Morales, para su desplazamiento a La Paz desde sus regiones. García Linera, también vicepresidente del Gobierno, acusó a los opositores de poner en riesgo las elecciones por el temor de perder sus escaños y les exigió que no teman a la democracia ni a las decisiones del pueblo. Mientras, el presidente de Bolivia, Evo Morales, mantiene una huelga de hambre desde primera hora del jueves para exigir la aprobación de la ley electoral. La nueva Constitución de Bolivia encomienda al Congreso la aprobación de un régimen electoral transitorio que regule la celebración de los comicios presidenciales del 6 de diciembre, donde Morales optará a la reelección. El Movimiento al Socialismo (MAS, el partido de Morales) necesita acuerdos para aprobar la ley electoral porque no tiene mayoría suficiente en el Congreso Nacional, donde la Cámara de Diputados está controlada por el oficialismo y el Senado por la oposición, que cuenta así con capacidad de bloqueo en el Legislativo. Los partidos de la oposición se oponen al proyecto de régimen electoral oficialista porque creen que favorece la reelección de Morales. Aún así, se han logrado consensos en algunos asuntos "espinosos" como el padrón electoral, la reserva de escaños para comunidades indígenas o el voto de los bolivianos en el exterior. La ley electoral está aprobada en primera instancia, pero no es definitiva porque resta el trámite de su debate y ratificación en detalle, es decir artículo por artículo.

Tags relacionados

Bolivia

parlamento

ley electoral