Las FARC celebraron su 45 aniversario asesinando a 14 personas

Los terroristas atacaron las alcaldías de algunos distritos de los departamentos de Huila y Guaviare buscando secuestrar concejales municipales

Las FARC celebraron su 45 aniversario con atentados que dejaron 14 personas muertas, entre ellas cinco rebeldes, ocho heridas y un concejal secuestrado en el sur de Colombia, informaron hoy fuentes oficiales. Un grupo de guerrilleros vestidos como militares del Ejército irrumpió hoy en las sedes de la alcaldía y el Palacio de Justicia del municipio de Garzón, departamento del Huila, mataron a dos vigilantes y un policía, y secuestraron al concejal Armando Acuña. En la persecución a los rebeldes de las FARC que perpetraron el ataque murió un soldado que inspeccionaba las camionetas que los guerrilleros dejaron abandonadas cerca a una zona montañosa, una de ellas cargada con explosivos. "Las encontramos y una de ellas estaba cargada con explosivos y ahí murió el soldado. Dos militares más resultaron heridos, uno de ellos de gravedad", dijo un soldado a periodistas. Al menos 10 hombres ingresaron a ese edificio, donde se desató un tiroteo con los encargados de la seguridad, entre ellos un policía que custodiaba la Alcaldía de Garzón, unos 400 kilómetros al sur de Bogotá. Tropas del Ejército y patrullas de la Policía iniciaron la persecución de los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que perpetraron el atentado. Jineth Rueda, una jueza municipal, dijo que se salvó milagrosamente, pues cree que los guerrilleros pretendían secuestrar a más funcionarios. *MÁS MUERTOS* En el selvático departamento de Guaviare (sur) murieron cinco militares y cinco guerrilleros, cuatro de ellas mujeres, en combates. Un comunicado de las Fuerzas Militares precisó que perdieron a un suboficial y cuatro soldados profesionales, en tanto que otros seis resultaron heridos. En los departamentos de Huila y Guaviare hay una fuerte presencia de las FARC e incluso en varias oportunidades sus concejales han tenido que trabajar en sitios diferentes a los habituales porque la guerrilla los considera objetivos militares. En el 2006, esa guerrilla asesinó a nueve concejales del municipio de Rivera, también del Huila, que se encontraban en una sesión en un restaurante del lugar.