Las FARC consiguieron lanza cohetes que Suecia vendió a Venezuela

En Suecia piden aclarar cómo obtuvieron los lanzacohetes vendidos a Venezuela en 1988. En dicho país, niegan colaboración con las FARC

Funcionarios de Suecia afirmaron hoy que han pedido a Venezuela aclarar cómo obtuvieron las FARC lanzacohetes antitanques de fabricación sueca y que fueron vendidos a los militares venezolanos. Los lanzacohetes AT-4 carecen de la precisión y alcance de un arma tierra-aire y no hay evidencia que los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) los hayan utilizado de forma ofensiva. El presidente Alvaro Uribe ratificó sus quejas sobre esas armas en manos de los insurgentes y en la jornada dijo que por reportes de la inteligencia colombiana sabían que las FARC buscaban conseguir también lanzacohetes tierra-aire. "Hemos sabido por inteligencia que ahora están buscando comprar unos artefactos tierra-aire para atentar contra nuestros aviones. Hay que pedirle a la comunidad internacional que a nadie se le vaya ocurrir venderle eso a esos bandidos", dijo Uribe a reporteros en la casa de gobierno. Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Hugo Chávez, han criticado duramente a Uribe en las últimas semanas por los planes de Colombia de permitir que militares de Estados Unidos utilicen bases colombianas, en un acuerdo que ambos mandatarios aseguran que amenaza la seguridad de sus países. *VENEZUELA SE DEFIENDE* En Caracas, el ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, afirmó que no creía que los AT-4 hubieran salido de su país. "Nosotros desmentimos absolutamente que nuestro gobierno o nuestras instituciones estén prestas para colaborar con algún tipo de organizaciones criminales o terroristas", dijo el funcionario en declaraciones divulgadas por la estatal televisora Venezolana de Televisión. Sólo agregó que el caso de los lanzacohetes parecía "una película barata del gobierno norteamericano". Los tres lanzacohetes fueron encontrados en octubre en una incursión militar a un campamento de un jefe rebelde conocido como "Jhon 40" y el gobierno de Colombia sólo pidió recientemente a Suecia confirmar si habían sido o no vendidos a Venezuela, aseguró a The Associated Press un funcionario colombiano quien habló a condición de anonimato debido a que carece de autorización para discutir del asunto. *SUECOS CONFIRMAN VENTAS DE ARMAS EN LOS OCHENTA* En Suecia, Jens Eriksson, funcionario del Ministerio de Comercio Exterior, indicó que las autoridades habían confirmado el hallazgo en Colombia de una "pequeña cantidad de armas hechas en Suecia". El vocero confirmó que se trata de lanzacohetes antitanque AT-4, pero que no podía indicar cuántos de ellos habían sido encontrados. "Estamos trabajando con las autoridades colombianas para saber cómo sucedió esto", dijo Eriksson a la AP. "También hemos contactado a las autoridades venezolanas", agregó. "Estamos esperando todavía una respuesta". Jan-Erik Lovgren, director del estatal Servicio de Inspección de Productos Estratégicos, que supervisa la exportación de armas suecas, aseguró que los equipos fueron vendidos a Venezuela en los años 80. El funcionario colombiano indicó que la venta fue en 1988. "En este caso obviamente ha habido, en una violación a acuerdos de licencias de uso y convenciones internacionales, de alguna manera entregas a Colombia", aseguró Lovgren a Radio Suecia. *RELACIONES VENEZUELA-SUECIA SE PODRÍAN VER AFECTADAS* Aseguró que el caso podría afectar futuras decisiones sobre venta de armas a Venezuela. "En este momento no tenemos ningún negocio en marcha", dijo, pero "si recibiéramos algún pedido, casi con seguridad diríamos 'no"', añadió Lovgren. *MAL PRECEDENTE* El año pasado, funcionarios colombianos filtraron varios documentos electrónicos que dijeron haber encontrado en el computador de Raúl Reyes, segundo al mando de las FARC. En esos documentos, jefes rebeldes discuten cómo conseguir armas en Venezuela. En un mensaje fechado en enero del 2007, Reyes afirma que el general Hugo Carvajal, entonces jefe de la inteligencia militar venezolana, y otro general venezolano les iban a conseguir "20 bazucas la próxima semana" a las FARC. El gobierno de Uribe también ha dicho que los rebeldes buscan obtener lanzacohetes tierra-aire, lo que podría escalar significativamente el conflicto interno colombiano de 45 años y que cobra unas 3.500 vidas cada año. "En términos de la capacidad militar de las FARC, la posesión de los AT-4 no será un gran salto", dijo Anna Gilmour, subeditora de Jane's Intelligence Review, especializado en temas de armamento. La publicación reportó la semana pasada que AT-4 fueron vendidos a Venezuela en los 80 y 90, pero que la fabricante sueca Saab Bofors cesó esa entrega de equipo militar a Caracas debido a un embargo estadounidense de venta armas impuesto en mayo del 2006. *IMPACTO NEGATIVO PARA LA ESTABILIDAD REGIONAL* Gilmour dijo que el mayor el impacto será para la estabilidad regional. Anticipó "un período de elevado antagonismo retórico, acompañado de la presión diplomática de Colombia para acabar con la supuesta actividad de las FARC en el lado venezolano de la frontera". Funcionarios de Colombia y Estados Unidos han acusado a Venezuela de dar refugio a jefes de las FARC y permitir a los insurgentes contrabandear toneladas de cocaína a través de ese país.