Fracasan las conversaciones entre Israel y Hamas sobre prisioneros

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, dijo que los esfuerzos continuarían pero todo indica que no quedan posibilidades de llegar a un acuerdo

Ehud Olmert culpó el martes a Hamas por el estancamiento en las conversaciones que buscaban la libertad de un soldado capturado hace casi tres años en Gaza, y declaró que Israel no liberará a todos los prisioneros que el grupo extremista exige a cambio. En un comunicado difundido en vivo en la televisión y las radiodifusoras israelíes, el primer ministro dijo que los esfuerzos continuarían, pero el tono con que habló indicaba que no quedan posibilidades de llegar a un acuerdo mientras él ocupe el puesto. Benjamin Netanyahu está organizando el próximo gobierno de Israel, que se espera sea más radical y menos complaciente con las demandas de Hamas. El fracaso de las conversaciones para el intercambio de prisioneros podría desatar una reacción en cadena de sucesos negativos. Las autoridades israelíes reiteraron el martes que no se suspenderá un bloqueo que Israel ejerce sobre Gaza hasta que el soldado regrese a su hogar. Eso dificultaría seriamente la reconstrucción tras la intensa ofensiva israelí sobre Gaza durante enero y podría obstaculizar los esfuerzos para consolidar una tregua entre Israel y Hamas, lo cual dejaría abierta la puerta para otros combates repentinos. El soldado, el sargento Guilad Schalit, de 22 años, fue capturado en junio del 2006 durante un operativo de milicianos vinculados con Hamas, los cuales cruzaron la frontera y mataron a otros dos soldados. Su caso se ha convertido en un tema de gran importancia simbólica para muchos israelíes. "Israel presentó propuestas generosas de largo alcance a la otra parte que supuestamente derivarían en la liberación de Guilad", dijo Olmert. "Estas propuestas fueron rechazadas. No se presentarán otras al Hamas". "Existen líneas rojas", declaró. "No las cruzaremos". Hamas e Israel no se hablan directamente entre sí -Hamas no reconoce al estado judío e Israel considera a la organización de milicianos como un grupo terrorista-, por lo que autoridades egipcias fungieron como mediadoras entre ambas partes. Después de que Olmert habló, un portavoz de Hamas, Fawzi Barhoum, dijo que el grupo islamista nunca ha modificado sus exigencias y no le preocupa el próximo gobierno israelí. "No va a ser diferente, y nuestras demandas no cambiarán ni habrá una solución negociada sobre ellas", señaló. Israel tiene a unos 8.000 prisioneros palestinos, y Hamas quiere la liberación de unos 1.200, incluyendo a 450 que orquestaron o estuvieron involucrados de otra forma en atentados suicidas u otras agresiones letales. Israel se retractó de aprobar la liberación de todos los de la lista y quería deportar a algunos de los prisioneros más notorios, ante el temor de que reanudaran su actividad extremista si regresaban a sus hogares, indicaron autoridades israelíes. Un funcionario del estado judío, quien pidió guardar el anonimato debido a lo delicado del asunto, dijo que Israel accedió a liberar a 320 de los 450 reos. Indicó que aún podría llegarse a un acuerdo si Hamas presenta una nueva lista de 450. Eso sería muy improbable tras un año de conversaciones, y después de que el grupo islamista dijo que no aceptaría una solución negociada.