Ladrón se pone a rezar con su víctima en un banco de Estados Unidos

Cuando la empleada comenzó a llorar y rezar, el asaltante se arrodilló, la abrazó y rezó diez minutos con ella. Luego se llevó el dinero

La fe pudo más. En pleno asalto de un banco, un ladrón se sensibilizó con una mujer que se puso a rezar y la acompañó en su oración. Luego se entregó a la policía.

Un ladrón estaba asaltando una agencia del banco Advance America en Indianápolis, Estados Unidos, cuando una funcionaria comenzó a llorar y rezar. Gregory Smith, sensibilizado, se arrodilló y abrazó a su víctima. Luego rezó unos diez minutos con ella. Después de la oración, él procedió a llevarse el dinero. Durante la oración, la empleada trató de convencer al ladrón de que él podría arrepentirse de aquel momento y tener una nueva vida lejos del robo. Sin embargo, Smith argumentó que necesitaba alimentar a su pequeño hijo de dos años. Finalmente, el ladrón dijo que le había pedido a Dios que ilumine su camino para poder superar las dificultades. Las imágenes fueron captadas por el circuito interno de video del banco. Horas más tarde, el delincuente decidió entregarse a la policía, después de que su madre lo vio en la televisión y lo reprendió por el asalto.