Ministro brasileño defiende la penalización de la homofobia en ese país

El titular de Medio Ambiente asistió a una marcha gay en Rio de Janeiro. Más de la mitad de homosexuales brasileños se sienten discriminados

El ministro brasileño de Medio Ambiente, Carlos Minc, abogó hoy, durante una marcha organizada por homosexuales en Río de Janeiro para defender sus derechos, por la aprobación en Brasil de una ley que defina la homofobia como crimen. "La homofobia ya fue clasificada como crimen en algunas leyes regionales, pero aún no en la legislación nacional", afirmó Minc, la única autoridad presente en la marcha de hoy para conmemorar el Día Mundial de Combate a la Homofobia y por la Paz. Actualmente se tramita en el Congreso brasileño un proyecto de ley que considera a la homofobia un crimen y prevé condenas para personas con comportamientos o actitudes homofóbicas. El estado de Río de Janeiro adoptó recientemente una medida que le permite a la policía incluir el delito "homofobia" en los formularios que tienen que ser completados por personas interesadas en hacer denuncias penales. La marcha organizada por los homosexuales en Río de Janeiro reunió en la playa de Ipanema a cerca de 50 personas, que desfilaron con carteles en los que condenaban la discriminación en su contra. "Detrás de una silicona (en referencia a los implantes mamarios) también late un corazón", afirmaba uno de los carteles de los manifestantes, que cargaban flores para homenajear a las personas que han sido asesinadas en Brasil por su orientación sexual. El Día Mundial de Combate a la Homofobia fue instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para conmemorar la decisión adoptada por esa organización el 17 de mayo de 1990 de retirar la homosexualidad de su clasificación internacional de enfermedades. Según una encuesta realizada por la Fundación Perseu Abramo y divulgada esta semana, el 53% de los homosexuales brasileños asegura que ha sido discriminado por su orientación sexual.