Una niña británica muere tras cita con el dentista

Luego de extirparle ocho dientes de leche, la menor no quiso comer ni abrir la boca a sus padres. Murió de insuficiencia renal

*Londres* (AP).- Sophie Waller, de 8 años, se quebró un diente de leche comiendo un caramelo, y los acontecimientos posteriores concluyeron con su fallecimiento. Sophie se negó a abrir la boca en el dentista, por lo que los médicos de un hospital la operaron a fin de extirparle el diente, dijo uno de los cirujanos durante la investigación forense. Los médicos le extirparon los otros 7 dientes de leche que tenía como medida preventiva, agregó el galeno. Tras la operación, Sophie se negó a comer e incluso a abrir la boca a sus padres, dijo la pareja a los investigadores. Fue dada de alta del hospital y murió de hambre en su casa tres semanas después de la operación. Los padres denunciaron que el hospital atendió mal el período postoperatorio de su hija, ya que la recomendaron a un sicólogo de dolencias infantiles que les dijo que no se preocuparan ante la pérdida de peso de Sophie. La madre de la menor, Janet Waller, dijo que le recomendaron además que consultara con el médico de la familia, que le recetó a través del teléfono bebidas con alto poder nutritivo, aunque nunca vio personalmente a la niña. La doctora Marie Ann Brundler, patóloga pediátrica, dijo que Sophie murió en su casa el 2 de diciembre del 2005 debido a una insuficiencia renal causada por el hambre y la deshidratación. Al morir Sophie pesaba 33 kilos. Había perdido más de un tercio de su peso normal. Un funcionario del Royal Cornwall Hospital en Truro, a 400 kilómetros al sudoeste de Londres, dijo que hubo fallos en el cuidado de Sophie, y que fueron alterados sus procedimientos. "El impacto de la muerte de Sophie tuvo amplia repercusión en todas las disciplinas", dijo a los investigadores el pediatra de ese hospital John Ellis. "Ha habido cambios" a causa de ello.